3D printed glass ornament in front of orange furnace

Imprimiendo en tres dimensiones

SCHOTT suministra vidrio borosilicato DURAN® de alta calidad como "tinta" para la primera impresora 3D para vidrio del mundo, producida por startup israelí Micron E.M.E.

Un logro del que sentirse orgullosos

2016: Arik Bracha sostiene con la mano un trozo de vidrio y lo examina meticulosamente desde todos los ángulos. No solo se enorgullece de la compleja geometría del objeto, sino también de la máquina que lo fabricó: la primera impresora 3D para vidrio del mundo. La startup israelí Micron E.M.E. (anteriormente MICRON3DP) es reconocida como una de los pioneras de la impresión 3D de vidrio de alta resolución y, según el fundador de la empresa, ya ha logrado "los primeros resultados exitosos".

Valorado actualmente en 10 mil millones de USD, el mercado global de la impresión 3D es altamente prometedor. La parte correspondiente al material impreso o "tinta" de impresión representa el 10-30 % del mercado.

Primeras etapas del desarrollo

Mientras los plásticos, metales y cerámicas se han establecido en el mercado de la impresión 3D, el vidrio y sus correspondientes máquinas de impresión siguen encontrándose en las primeras etapas de su desarrollo. Actualmente el vidrio solo se está utilizando como carga en la impresión 3D de plástico o como aditivo en aplicaciones protésicas.

Como material de impresión para aplicaciones más exigentes, donde las propiedades típicas del vidrio como la calidad óptica se pueden aprovechar cada vez más, el polvo, las pastas, las varillas y los tubos de vidrio son óptimos. Bracha explica que las impresoras 3D para vidrio se enfrentan a un reto especial, ya que el material debe fundirse e imprimirse a temperaturas superiores a 1000 °C. Micron E.M.E. utiliza vidrio borosilicato AR-GLAS® y DURAN® de SCHOTT como "tinta" para sus máquinas de alta tecnología del tamaño de un armario.

La adición de la calidad SCHOTT

Aparte de la red de SCHOTT, el experto en tecnología Bernd Hoppe está a disposición del fabricante israelí para aportar sus conocimientos sobre materiales y procesos. Con nuestras amplias capacidades en tecnología del vidrio y la diversidad de materiales que podemos suministrar, SCHOTT está bien posicionada para ofrecer materiales y enfoques a medida para los procesos de fabricación aditiva. "De este modo las futuras aplicaciones de impresión 3D incluirán su desarrollo la 'calidad SCHOTT', respetada en todo el mundo", explica Hoppe.
Arik Bracha, CEO de Micron E.M.E.
Creemos firmemente que cuando colaboramos con empresas líderes a nivel mundial, en particular SCHOTT, podemos llevar nuestro proceso al siguiente nivel.
¿Y cuánto tiempo pasará hasta que esto se materialice? El director de la empresa estima que a finales de año Micron E.M.E. instalará sus primeras impresoras 3D en prueba beta. "Si la tecnología progresa tan rápidamente como en los últimos dos o tres años seguramente veremos en un futuro cercano la materialización de aplicaciones 3D tecnológicamente exigentes en vidrio hueco y vidrio de laboratorio, así como en óptica", señala Behle.

Los primeros grupos de trabajo ya han fijado objetivos a largo plazo para el desarrollo de soluciones de impresión 3D para componentes ópticos, como las lentes de gradiente de índice (Missouri University of Science & Technology, profesor Ed Kinzel). Hasta entonces, todavía queda un largo camino por recorrer para llegar al destino final.
Tres impresoras 3D para vidrio de Micron E.M.E.

Micron E.M.E (anteriormente MICRON3DP) prevé instalar las primeras impresoras 3D en prueba beta para finales de año. Foto: Micron E.M.E

Adorno de vidrio realizado mediante impresión en 3D

Objeto de vidrio impreso. Foto: Micron E.M.E.

Un futuro brillante

Ya sean plásticos, metales, cerámica, vidrio o, incluso, tejidos celulares, la impresión en 3D se considera la tecnología clave del siglo XXI. Sin embargo, utiliza una serie de técnicas y procesos de fabricación diseñados para cumplir una serie de principios funcionales.

Lo que todos estos procesos tienen en común es que pueden crear objetos tridimensionales mediante el refuerzo y la aplicación de finas capas de material. Desde el punto de vista técnico, esto se conoce como "fabricación aditiva". Contrasta con la "fabricación sustractiva", en la que los materiales se cortan con maquinaria como las fresadoras. El inventor estadounidense Chuck Hall solicitó la patente para su proceso 3D hace solo 33 años.

Arik Bracha, CEO de Micron E.M.E
Arik Bracha, CEO de Micron E.M.E., atesora una experiencia de más de 25 años en ingeniería mecánica. Foto: Micron E.M.E

Materiales utilizados y productos similares

AR-GLAS® se utiliza en una gran variedad de aplicaciones, desde envases alimentarios y para cosméticos hasta adornos y piezas decorativas de vidrio soplado. Disponible en una amplia gama de dimensiones, en forma de tubo o varilla, el vidrio sodocálcico ofrece geometrías muy precisas, así como un coeficiente de dilatación elevado y una transmisión luminosa estable, que son ventajas clave para la impresión en 3D.

El vidrio borosilicato DURAN®, en cambio, ofrece una potente combinación de resistencia mecánica, transmisión térmica eficiente y gran resistencia en entornos corrosivos. También se puede procesar en una amplia variedad de dimensiones, con tolerancias geométricas muy precisas y una alta calidad óptica.

¿Desea obtener más información? Hablemos

Tanto si necesita más información o muestras como si precisa un presupuesto o asesoramiento para un proyecto, estaremos encantados de hablar con usted.

Póngase en contacto
Man in glasses in business office on phone while working on laptop_605x350.jpg