SCHOTT solutions n° 2/2014 > Entrevista

Prof. Dr. Walter Kob
Walter Kob, Profesor de Física en la Universidad de Mont­pellier (Francia), habló en noviembre pasado ante más de 50 participantes en el panel internacional de expertos de SCHOTT sobre ”Simulación por ordenador de estructuras y propiedades de materiales.” Foto: SCHOTT/A. Sell

”La simulación será pronto el estándar”


El profesor Walter Kob, Premio Otto Schott a la Investigación 2007 y especialista en la simulación por ordenador aplicada a la ciencia de materiales, habla sobre la situación actual y las perspectivas de futuro.



solutions: Profesor Kob, ¿dónde se está utilizando hoy en día con ­éxito la simulación por ordenador?

Kob: Principalmente en las industrias química y farmacéutica, que empezaron a utilizarla hace más de 20 años. Allí se utilizó primero a nivel atómico, para investigar las propiedades de las moléculas. También se aplica desde hace tiempo para mejorar metales y materiales poliméricos. Pero en los últimos diez años se está imponiendo también en la industria del vidrio.

solutions: ¿En qué medida ha progresado la simulación del vidrio en comparación con la de otros materiales?

Kob: Está ganando terreno rápidamente. Sin embargo, los metales tienen una estructura cristalina ordenada, por lo que resulta relativamente sencillo simularlos. Además, las preguntas que se plantean en torno a los polímeros son a menudo más sencillas, porque conocemos su estructura local. Con un material amorfo como el vidrio puede resultar relativamente difícil predecir la estructura y sus cambios, por ejemplo al intercambiar tan solo uno de los elementos de la composición. Por esta razón, la simulación atómica resulta más difícil en este caso, pero también especialmente valiosa.

solutions: ¿Cuándo será posible utilizar la modelización para diseñar a medida los materiales y sus propiedades?

Kob: Esto se está haciendo ya en los sectores farmacéutico y químico, para optimizar productos. Estoy convencido de que pronto las ideas ya no se probarán primero con ensayos de laboratorio, sino mediante una simulación por ordenador. El material no se obtendrá en el laboratorio hasta haber visto resultados óptimos. Esto ya se está haciendo y se convertirá en una práctica estándar en la industria del vidrio en un plazo de cinco a diez años, al menos en las grandes empresas como SCHOTT, que disponen de recursos suficientes para investigar. <