SCHOTT solutions n° 2/2012 > Restauración

El vidrio para restauración Tikana® de SCHOTT dota al Palacio de las Lágrimas, en la estación de tren de Friedrichstrasse, de una fachada de vidrio fiel a la original. Foto: SCHOTT/C. Costard

Un lugar lleno de emociones


El Palacio de las Lágrimas, en la estación de tren de Friedrichstrasse, en Berlín, catalogado como edificio histórico, ha sido restaurado con una fachada realizada con vidrio para restauración TIKANA®, que es fiel reproducción de la original.


Christine Fuhr

Despedida y añoranza, miedo y alegría, desesperación y esperanza – sentimientos ambivalentes que se relacionan con el edificio construido en 1962 junto a la estación de tren de Friedrichstrasse, de Berlín. En tiempos de la rda, este pabellón de vidrio y acero, erigido según los planos de Horst Lüderitz, arquitecto de la Reichsbahn alemana, fue utilizado como control fronterizo para viajar de la Alemania oriental a la occidental. Debido a las incontables despedidas dolorosas tras el encuentro con parientes y amigos de la otra Alemania, que acabaron incluso en colapsos por el cansancio acumulado, y a las más de 200 muertes e intentos de fuga fallidos, los habitantes de Berlín bautizaron coloquialmente este pabellón como el ”Palacio de las Lágrimas”. La fundación Casa de Historia de la República Federal de Alemania rememora ahora en este lugar histórico los variados efectos dramáticos y cotidianos que la división y la frontera tuvieron sobre las vidas de los alemanes.

Antes de la inauguración de la exposición permanente titulada ”Experiencias fronterizas – Vida cotidiana en una Alemania dividida”, se realizaron trabajos de reforma y rehabilitación, que incluyeron una nueva fachada de vidrio. Para las autoridades berlinesas de conservación del patrimonio histórico y el estudio de arquitectos Bollinger + Fehlig Architekten contratado, el reto de la reforma fue recuperar con la máxima autenticidad el carácter del ”edificio de aduanas”, que Lüderitz había diseñado como pabellón bañado en luz, con una estructura de perfiles de acero sobre un zócalo de 2,50 m de altura. A esto se le añadía que las grandes superficies acristaladas tenían que presentar el acabado irregular típico de los procesos de fabricación aplicados en los años 60. Los proyectistas querían que las hojas de vidrio tuvieran propiedades luminotécnicas que impidieran un recalentamiento del recinto como resultado de la irradiación solar. El vidrio para restauración TIKANA® satisfacía las exigencias de las autoridades de conservación del patrimonio histórico e imita perfectamente el ‘look’ del vidrio utilizado a principios de los años 60, con sus típicas imperfecciones. SCHOTT ha sido la única empresa capaz de suministrar estas hojas de vidrio con el espesor requerido de 6 mm y en las dimensiones precisadas. Se habían especificado vidrios de geometría especial de hasta 2.794 mm de altura. Los expertos de SCHOTT combinaron las propiedades estéticas y de resistencia estática requeridas con las ventajas de aislamiento térmico de los modernos vidrios aislantes. En el Palacio de las Lágrimas se ha empleado un vidrio aislante laminado compuesto por TIKANA® en el exterior y una hoja de vidrio flotado provista de un recubrimiento termoaislante en el interior. Restaurado de forma moderna y aun así auténtica, el Palacio de las Lágrimas invita a embarcarse en un emocionante viaje por la historia alemana. Más información en: www.hdg.de/fileadmin/static/english/berlin
Sitio web de SCHOTT
Architecture + Design