SCHOTT solutions n° 2/2012 > Encapsulado electrónico

Foto: SCHOTT/A. Schneiderwind

Impulso renovado para el gas licuado


SCHOTT amplía sus certificaciones para los pasantes de vidrio-metal utilizados en las bombas para gases licuados de los barcos gasistas, acortando los tiempos de entrega y realización.


Alexander Lopez

En las décadas venideras el gas natural adquirirá todavía mucha más importancia como combustible fósil. Los pronósticos apuntan a que la demanda aumentará un 60% hasta 2040. Aproximadamente el 30% de la electricidad del mundo sería generada entonces con gas. Los principales impulsores de este crecimiento son la gran demanda global de fuentes de energía limpias y los estrictos requerimientos medioambientales. Ante esta situación aumenta también el uso de gas natural licuado (gnl). Esta materia prima, que se licúa bajando su temperatura y se comprime 600 veces, se puede trasvasar a unos buques-tanque especiales, ahorrando espacio, por lo que representa una alternativa compatible con el medio ambiente y barata al fueloil pesado, además de al caro transporte del gas natural mediante gaseoductos. Actualmente hay unos 400 barcos gasistas transportando gnl por todo el mundo. Según las estadísticas, en 2011 se transportaron 261,3 bcm (billion cubic metres) de gnl a escala mundial. A título comparativo, por los gaseoductos fluyeron 488,1 bcm en forma de gas natural.

Este éxito ha sido posible cumpliendo los máximos niveles de seguridad. Durante el trasvase del gnl a los depósitos del barco es necesario que las conexiones eléctricas de las bombas estén selladas herméticamente, para proteger tanto la alimentación eléctrica como el gnl. SCHOTT utiliza una tecnología de sellado por compresión especial para proteger este proceso extraordinariamente delicado. A diferencia de otros productos en el mercado, estos pasantes de vidrio-metal están libres de mantenimiento gracias al hecho de utilizar materiales inorgánicos resistentes al envejecimiento. Además se verifican escrupulosamente la resistencia a la presión, la estanqueidad, la rigidez dieléctrica y el aislamiento de cada producto previamente a su envío.
Los pasantes de grandes dimensiones de SCHOTT se utilizan para sellar herméticamente la alimentación eléctrica de las bombas en los buques para gases licuados. Gracias a los materiales inorgánicos resistentes al envejecimiento, estos pasantes de vidrio-metal no precisan mantenimiento. Foto: SCHOTT/J. Küsters
Todos los modelos de producto son ya certificables según el reglamento europeo ATEX, la norma internacional IEC sobre seguridad eléctrica (IECEx) y las normas locales específicas, como KOSHA (Korea Occupational Safety and Health Agency) en el caso de Corea de Sur. Estas directivas atañen a requerimientos relevantes para la seguridad durante el uso de aparatos y equipos bajo las condiciones más duras.

SCHOTT tiene previsto ahora certificar además todos sus productos para uso en aplicaciones ”offshore” según los criterios de la clasificación naviera. ”Esta certificación, que se basa en el denominado ‘Plan approval’, significa que ya no será necesario obtener para cada uso del producto una aprobación específica referida a un proyecto. Nuestros clientes se ahorrarán mucho trabajo y tiempo, porque haremos posible una implementación más rápida y tiempos de entrega notablemente más cortos,” explica Thomas Göttlinger, Director de Ventas para LNG en SCHOTT Electronic Packaging.

Ya no será preciso ensayar caso por caso los productos certificados. ”Nuestros pasantes de vidrio-metal herméticos no sólo son la solución más segura del mercado, sino que también
simplifican el proceso de aprobación”, añade Göttlinger. <|
Sitio web de SCHOTT
LNG Vessels