SCHOTT solutions n° 2/2012 > Energía solar

Los tubos receptores de SCHOTT constituyen el corazón de las centrales eléctricas termosolares. Recientemente salió de la fábrica de Mitterteich (Alemania) el tubo receptor solar nº 1.000.000. Foto: SCHOTT/J. Meyer

Un millón de tubos receptores solares


Puestos en fila, todos los tubos receptores solares fabricados por SCHOTT Solar cubrirían una distancia de 4.000 km.


Karsten Krone

La alta tecnología de SCHOTT ha venido contribuyendo desde los 80 al éxito comercial de las centrales eléctricas termosolares, que han abastecido ciudades enteras con electricidad. El tubo receptor nº 1.000.000 de SCHOTT va destinado a una de las numerosas centrales solares por concentración (CSP) proyectadas en todo el mundo. Actualmente hay centrales CSP en países como España, Estados Unidos, Marruecos y Abu Dabi. Incluso se está construyendo la primera central de este tipo en el estado de Rajastán. SCHOTT ha suministrado los 17.000 tubos receptores solares, que generarán aprox. 100 gw-hora anuales cuando la central esté finalizada, en 2013.

Los tubos receptores de las centrales CSP convierten la radiación solar concentrada en calor, que se utiliza para producir en primer lugar vapor de agua y después energía eléctrica en una turbina. La capacidad de almacenamiento de energía solar de un tubo receptor es crucial para la eficiencia de una central solar. Con el inicio de la producción de su última generación de tubos receptores para CSP, SCHOTT define nuevas referencias.

SCHOTT ya aumentó enormemente en repetidas ocasiones la eficiencia de sus tubos receptores mediante la mejora del diseño del producto. Lo que distingue a los tubos receptores de SCHOTT es que integran una cápsula de gas noble, que se puede abrir en todo momento durante la operación de la central eléctrica para minimizar las pérdidas de calor y maximizar la eficiencia. Se trata, por así decirlo, de un seguro de vida para los tubos receptores. Se considera que la tecnología CSP tiene un futuro especialmente prometedor, porque ayuda a asegurar la estabilidad de las redes eléctricas. A diferencia de otras energías renovables, el calor acumulado en un tubo receptor puede almacenarse y transformarse en electricidad después, cuando la red necesita realmente energía eléctrica.

En la conferencia anual de la iniciativa industrial Dii, en noviembre de 2012, se anunció un proyecto estrella. Un acuerdo transnacional iba a hacer posible la construcción de una central termosolar piloto en Marruecos y redactar las reglas para importar electricidad verde a Europa. El objetivo de Dii es cubrir para 2050 aproximadamente una quinta parte de las necesidades eléctricas de Europa con electricidad de bajo coste procedente del Sahara. La tecnología para ello ya existe, pero faltan todavía las condiciones marco políticas. La red industrial ”CSP Alemana”, que engloba a 35 empresas solares y centros de investigaciones alemanes, está solicitando más apoyo por parte de las esferas políticas. Es necesario que la energía solar se convierta en un componente permanente de la política energética e industrial alemana, así como ampliar y revisar los instrumentos de financiación con fondos públicos para subvencionar centrales eléctricas termosolares en el extranjero. ”CSP Alemana” prevé que en los próximos años la energía solar por concentración alcance un volumen de mercado anual de 15 millardos de €. <|