Contenido solutions n° 2/2011 > Polvo dental

Los empastes hechos de composites dentales se endurecen en pocos segundos con luz. El material adquiere propiedades similares a los dientes gracias a su alta proporción de polvo de vidrio. Foto: Shotshop.com

Estética natural


Cada vez más frecuentemente las caries son restauradas con composites, que consisten en hasta un 80% de polvo de vidrio ultrafino de alta pureza.


Oliver Frederik Hahr

La caries es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes del mundo. Los productos metabólicos ácidos producidos por las bacterias atacan y descomponen lentamente el esmalte dental. A más tardar cuando la caries se haya abierto camino hasta la sensible dentina, causará dolor. Un dentista tendrá que eliminar entonces las zonas dañadas y rellenar las cavidades resultantes con un material de restauración. ”En lugar de optar por la amalgama, el oro o la cerámica, cada vez más pacientes prefieren los discretos composites dentales”, explica Sabine Pichler-Wilhelm, Directora de Investigación y Desarrollo de SCHOTT en Landshut. ”Este material de relleno de larga duración debe sus propiedades singulares a sus dos componentes clave: un material sintético fotocurable y hasta un 80% de polvo de vidrio de alta pureza”, añade. La matriz del polímero ancla firmemente el material de relleno en el interior de la cavidad y garantiza la elasticidad necesaria. El polvo de vidrio, que se une al polímero gracias a la adición de silano, evita que el composite se contraiga durante la fase de endurecimiento. Esto ayuda a que el empaste quede permanentemente libre de huecos, sea resistente y le dota de su estética natural.
(1.) Después de enfriarlo, el vidrio es molturado utilizando un proceso multietapa. (2.) En la fase de molturación SCHOTT NanoFine, el vidrio tiene una granulometría media de 180 nm. (3.) Los composites dentales consisten en hasta un 80% de polvo de vidrio y una mezcla líquida de polímeros. (4.) Unas gradaciones finas de pigmentos permiten adaptar su color al del diente a reparar. (5.) Para endurecer los composites se aplica habitualmente luz mediante unas varillas de fibra de vidrio.
Haciendo que el índice de refracción del vidrio coincida con el del polímero se obtiene un composite con una elevada transmisión luminosa. El color de los empastes se puede igualar al color natural de los dientes adicionando diferentes pigmentos. Esto hace que resulten prácticamente imposibles de detectar – pero no para el dentista, porque la mayoría de los vidrios dentales de SCHOTT son radioopacos. En una radiografía los empastes se distinguen claramente del material dental tanto cariado como sano. Los composites dentales soportan durante décadas las presiones de abrasión del músculo de la masticación. Este músculo es capaz de ejercer una presión de hasta 700 N por m2, por lo que es considerado el más fuerte del cuerpo humano.

Fabricantes líderes de composites de todo el mundo utilizan vidrio dental de SCHOTT para desarrollar materiales de restauración para una amplia variedad de aplicaciones específicas. SCHOTT es el principal fabricante de polvo de vidrio especial con propiedades físicas, químicas y bioactivas especiales. Con varios centros de competencia en todo el mundo, esta empresa ofrece el polvo de vidrio dental más moderno para la restauración estética de dientes, con grados de pureza máximos y los tamaños de grano más finos, desde 5 µm hasta 180 nm. <|
Sitio web de SCHOTT
SCHOTT Electronic Packaging