Contenido solutions n° 2/2011 > Tecnología de iluminación

La luz determina nuestros biorritmos en consonancia con el denominado ritmo circadiano. Los primeros rayos de la mañana impiden la producción de la hormona del sueño melatonina y nos ayudan a despertarnos. Foto: licht.de

Luz beneficiosa


Los centros médicos están utilizando en grado creciente los sistemas de iluminación inteligente para estimular el bienestar de sus pacientes y alegrar el ambiente aséptico de los hospitales.


Thilo Horvatitsch

Tanto de día como de noche, en verano como en invierno, la luz determina desde siempre nuestro ritmo. A lo largo de miles de años los humanos hemos desarrollado un reloj interno, que sincroniza nuestro organismo con los procesos cíclicos que ocurren a nuestro alrededor durante las 24 horas del día: el ciclo circadiano (del latín: circa = cerca de, dies = día). Este director invisible utiliza por ejemplo los primeros rayos del día como servicio de despertador. La luz del amanecer inhibe la producción de la hormona del sueño melatonina, que nos hace sentir sueño por la noche, fomentando de esta forma el despertar.

La cronobiología conoce también los efectos negativos de este tipo de mecanismos: los oficinistas que adolecen de una dosis insuficiente de luz diurna a menudo sufren ”depresión invernal” o Trastorno Afectivo Estacional (TAE) durante las estaciones con menos luz del año. En Alemania esta disfunción afecta a uno de cada diez adultos.

La medicina está haciendo un uso cada vez mayor del hecho que la luz tenga una influencia tan poderosa sobre nuestra salud y bienestar. Los estudios demuestran que los efectos secundarios emocionales del síndrome premenstrual se pueden tratar con éxito utilizando luz biológicamente activa. Las terapias con luz se utilizan hoy en día tanto para las depresiones como para determinadas formas de bulimia.

Dejar de tener miedo al escáner TRM

Hospitales, residencias asistenciales y clínicas especializadas también están recurriendo cada vez más a los sistemas y las instalaciones de iluminación inteligente para alegrar el ambiente frío y aséptico que reina en estos centros médicos y el estado anímico de sus pacientes. A las personas con claustrofobia les cuesta mucho permanecer durante mucho tiempo dentro de un sistema de tomografía por resonancia magnética (TRM). Sin embargo, la práctica ha demostrado que la ansiedad, las nauseas y los dolores de cabeza se dan con una frecuencia mucho menor en un ambiente agradable, con una iluminación apropiada, que incluya colores cambiantes sobre las paredes y música relajante. Además, la resonancia magnética se puede realizar con más éxito y se evitan repeticiones debidas a una calidad deficiente causada por la intranquilidad del paciente. En las unidades de cuidados intensivos y para los exámenes pediátricos y los tratamientos del dolor se pueden aplicar sistemas de iluminación similares para mitigar el miedo y alcanzar mejores resultados. ”Incluso el personal asistencial se beneficia del efecto de la luz y se siente más relajado”, añade Jörg Warrelmann, de SCHOTT Lighting and Imaging.
Una luz agradable ayuda a las personas que sufren de claustrofobia a relajarse incluso dentro de un escáner TRM. Foto: SCHOTT/L. Zimmermann
Esta división de SCHOTT tiene 40 años de experiencia en el desarrollo y la aplicación de soluciones de tecnología de iluminación. Su gama de productos para la industria de la salud cubre desde la moderna iluminación de interiores hasta la iluminación de creación de ambiente, paneles luminosos y lámparas de lectura. ”Ayudamos a los centros sanitarios a encontrar y configurar el sistema de iluminación adecuado, que satisfaga sus necesidades. Estamos enfocados siempre hacia la utilización de la luz como herramienta para crear estados de ánimo, confort y orientación”, explica Jörg Warrelmann.
Ya sean lámparas de lectura, iluminación de contorno o escenarios de iluminación completos, la luz puede crear estados de ánimo, producir confort y proporcionar orientación en hospitales. SCHOTT ayuda a los centros médicos a encontrar sistemas de iluminación ajustados a sus necesidades. Foto: SCHOTT/L. Zimmermann

Diferenciación como beneficio añadido

Puede tratarse de los planteamientos y las soluciones más dispares, desde lámparas de lectura para unidades de diálisis hasta sistemas de iluminación para las denominadas ”snoozle rooms” en centros educativos, donde los niños pueden distenderse y relajarse. Los equipamientos quirúrgicos también se pueden proveer de iluminación de contorno flexible en diferentes colores. Estos finos conductores de luz fibroópticos son compatibles electromagnéticamente y funcionan incluso dentro de un sistema de tomografía por resonancia magnética, donde contribuyen a tranquilizar y desviar la atención de los pacientes. La señalización óptica del estado operativo de aparatos eléctricos mediante el cambio del color de la luz es otra aplicación posible, que aporta mayor seguridad. Por ejemplo, cuando la luz roja brilla, significa que la unidad de rayos X está en marcha, verde significa que está apagada o en modo standby. 

El beneficio de estos modernos sistemas de iluminación no se limita al efecto psicológico o de señalización de la luz. Su utilización demuestra también a los pacientes que la atención se centra en su bienestar integral. Esto abre nuevas formas de destacarse de la competencia. Jörg Warrelmann lo confirma: ”Actualmente estamos suministrando muestras a importantes fabricantes de equipamiento de quirófanos y comenzando a trabajar en proyectos de iluminación de creación de atmósfera en unidades de TRM. Estamos hablando también con profesionales y empresas interesadas del campo de la odontología. Nos repiten constantemente, ”¡Llevábamos tiempo buscando algo así”. Los tecnólogos médicos han visto ahora literalmente la luz. <|

Desde lámparas de lectura hasta ’mood lighting’

Sitio web de SCHOTT
Lighting and Imaging