Contenido solutions n° 2/2011 > Tecnología solar

216 módulos solares de SCHOTT sobre la cubierta de un antiguo edificio de mantenimiento junto al puerto de Sidney convierten la luz solar en 100 MWh de electricidad. Foto: Solgen Energy

Tiempos esplendorosos


Australia está muy afectada por el cambio climático. El país invierte enormes cantidades de dinero en energías renovables. Se espera que un sistema solar de SCHOTT en el puerto de Sidney motive a la gente para utilizar la tecnología solar.
 

Boris Hänssler

El nivel de las aguas subió y subió. Miles de personas tuvieron que abandonar en enero de 2011 la metrópolis australiana de Brisbane a causa del desbordamiento del río Brisbane. Las riadas arrastraron embarcaciones, coches, puentes y contenedores. Fueron las peores inundaciones en más de 50 años y no el único récord establecido en tiempos recientes: en 2006 los meteorólogos de Australia confirmaron el comienzo de año más caluroso del que se tenía constancia en los registros. Australia está especialmente afectada por el cambio climático, con fenómenos como sequías, inundaciones e incendios forestales. Por esta razón el gobierno planea combatir el alto consumo energético del país. Está previsto gravar con un impuesto a las 500 empresas con las emisiones de CO₂ más elevadas. Al mismo tiempo, Australia invertirá aprox. 20 millardos de dólares para fomentar hasta 2020 el uso de las energías renovables en la industria y los hogares privados.

Aquí desempeña un papel muy especial el ”Green Precincts Fund”. A través de esta iniciativa el gobierno espera impulsar a los municipios a gestionar de forma más eficiente el agua y la energía. 13 proyectos recibirán una ayuda de 15 millones de dólares. Esto se traducirá en un ahorro anual de 144 millones de litros de agua y de aprox. 9 millones de kWh de electricidad.

Uno de estos proyectos de referencia está localizado en el mismo centro del puerto de Sidney. Los edificios de Cockatoo Island obtendrán en el futuro un 20% de su energía de módulos solares instalados sobre una antigua nave de mantenimiento de turbinas para submarinos.

El montaje ha sido adjudicado a la empresa Solgen Energy, un distribuidor de SCHOTT. 216 módulos de doble vidrio SCHOTT PROTECT® POLY 300 instalados sobre la cubierta de la nave de turbinas captan ahora las radiaciones solares y las convierten en electricidad. Los paneles, que cubren 680 m2 y generan aprox. 100 MWh de energía, evitando de esta forma la emisión de aprox. 110 t de dióxido de carbono, ofrecen una vista muy impresionante para los visitantes a la isla.
La industria solar está ganando terreno en Australia. Lo edificios de Cockatoo Island obtendrán pronto aprox. el 20% de su energía a partir de módulos SCHOTT ­Solar. Esto ayudará a ahorrar 110 t de CO2 cada año. Foto: Solgen Energy

El Trust decidió utilizar módulos de SCHOTT por una razón principal: la tecnología del doble vidrio que incorporan no tiene comparación. Gracias a la hoja de vidrio adicional en la cara trasera y al marco de aluminio anodizado que carece de cámara, los módulos son extraordinariamente resistentes. Y esto tiene una importancia vital, porque en Cockatoo Island están constantemente expuestos a una atmósfera salina y a los numerosos pájaros marinos que habitan la isla. La sal y las deposiciones dañarían rápidamente unos módulos convencionales.


A la isla con 15 toneladas de equipo


El entorno poco habitual se convirtió desde el principio del montaje en un reto. Los preparativos duraron 6 semanas.

Solgen Energy tuvo que transportar hasta la isla 15 t de equipo sobre embarcaciones preparadas para grandes cargas. Aun así, todo el trabajo se había completado sólo un mes más tarde. ”Todo marchó como la seda y estamos muy satisfechos”, explica David Williams, del Sidney ­Harbor Federation Trust, que opera las instalaciones de la isla. Con su instalación el Trust planea ahora hacer publicidad del uso de la tecnología solar.

No podría desearse un entorno mejor. Cockatoo Island es uno de los destinos turísticos más populares de Sidney. La isla fue antiguamente una prisión. Después se utilizó como escuela-taller para chicas y durante bastante tiempo alojó uno de los astilleros más grandes del país.
Actualmente se utiliza principalmente como lugar para eventos y algunos de los edificios industriales albergan estudios cinematográficos. La UNESCO declaró las antiguas prisiones Patrimonio de la Humanidad en 2010.

Para proporcionar a los numerosos visitantes una mejor comprensión de la tecnología, el Trust decidió instalar en el antiguo taller de turbinas un display de grandes dimensiones, que informa interactivamente sobre la instalación solar y muestra sus prestaciones actuales en tiempo real. Aparte de esto se ofrecen visitas guiadas, materiales didácticos para escuelas, un sitio web y un boletín. Dos populares programas de televisión se grabaron en la isla y descubrieron la instalación solar para una audiencia de millones de personas.

En el futuro los vecinos probablemente también se beneficiarán de la instalación. ”Justo al lado de la isla hay propiedades inmobiliarias de alto nivel, poco adecuadas para alojar instalaciones solares”, señala David Williams. 

Sus habitantes están extraordinariamente interesados en invertir en módulos adicionales en Cockatoo Island. Gonzalo Muslera, Country Manager de SCHOTT Australia, está convencido de que, en todo caso, la tecnología solar alberga un potencial enorme para el país. ”Sólo en el último año el interés creció enormemente, sobre todo en el mercado inmobiliario. La industria solar sólo acaba de poner un pie en Australia”, concluye. <|
Sitio web de SCHOTT
SCHOTT Solar