Contenido solutions n° 2/2011 > Envase Farmacéutico

Foto: SCHOTT/A. Matjuschetschkin

Rusia, en el camino hacia »Pharma 2020«


SCHOTT quiere ayudar a la industria farmacéutica rusa a alcanzar sus ambiciosos objetivos gracias a su know how en el campo del envase, su compromiso con la alta calidad y una fábrica local.


Sabrina Winter

Un número creciente de mutuas de salud privadas, desarrollos positivos en el ámbito de los regímenes de restitución y mejoras en la formación de los médicos se han traducido en los últimos años en unas tasas de crecimiento de 2 dígitos del mercado farmacéutico ruso. Rusia se ha convertido en consecuencia en uno de los llamados ”mercados farmaemergentes”, un grupo de mercados farmacéuticos al alza, que incluye también a países como China, India y Brasil. Según IMS Health, una consultora global para las industrias farmacéutica y de la salud, estos mercados ofrecen tantas oportunidades y un potencial de crecimiento tan enorme, que ninguna empresa puede permitirse ignorarlos.

El progreso y el crecimiento del mercado farmacéutico ruso están recibiendo además apoyo oficial. El gobierno ha aprobado un programa estratégico llamado ”Pharma 2020”, que persigue contribuir hasta 2020 al desarrollo de las industrias farmacéutica y médica de la Federación Rusa. Este programa gubernamental dividido en 3 fases incluye planes para mejorar la asistencia sanitaria de la población, la formación de especialistas mediante la creación de nuevas ofertas educativas, la mejora de la competitividad internacional de la industria farmacéutica del país y el fomento del desarrollo y la producción de medicamentos innovadores. Un vistazo rápido a las inversiones previstas permite apreciar la importancia concedida en especial al último punto. ­Pharma 2020 prevé un desembolso total de 188 millardos de rublos durante los próximos 10 años, de los cuales se invertirán en I+D de nuevos productos casi el 80% . Sus impulsores esperan haber incrementado la cuota de la producción nacional dentro de la cifra de negocio global del mercado de medicamentos, cifrada actualmente en aprox. el 20%, hasta el 50% en 2020. El Ministerio de Industria y Comercio estima que ya en 2015 debería ser posible producir el 90% de todos los medicamentos vitales dentro del país.
Las líneas de producción equipadas con una moderna tecnología de fabricación y unas amplias medidas de control de calidad aseguran que todos los productos cumplan los exigentes estándares de calidad internacionales impuestos a los envases farmacéuticos primarios. Foto: SCHOTT/A. Matjuschetschkin
Además, Rusia está intentando también atraer a empresas extranjeras para que produzcan en el país. El gobierno ruso ha alcanzado ya unos primeros éxitos en este sentido. La compañía farmacéutica francesa Sanofi-Aventis se ha hecho cargo de las fábricas de Bioton-Wostok al adquirir este fabricante de insulina. La empresa suiza ­Nycomed está construyendo una fábrica completamente nueva en Yaroslavl, a aprox. 300 km al noreste de Moscú. El fabricante estadounidense Johnson & Johnson ha decidido entrar en el mercado ruso mediante la fabricación bajo licencia y el fabricante ruso Pharmstandard está produciendo su inhibidor de la proteasa del VIH.

La compañía farmacéutica británica GlaxoSmithKline, en cambio, ha elegido la vía de la producción compartida. Está creando unas instalaciones de producción de inyectables conjuntamente con Binnofarm, una filial de AFK-Sistema. El consorcio farmacéutico suizo Novartis ha anunciado la inversión más grande hasta la fecha. A lo largo de los próximos cinco años tiene previsto invertir un total de 500 millones de dólares, entre otras cosas en unas instalaciones de producción de genéricos y medicamentos en San Petersburgo. Se prevé que, a partir de 2014, salgan en la Zona Económica Especial de Novoorlovskaya anualmente 1,5 millardos de unidades de preparados de las líneas de producción. Empresas como Biokad, Samson-Med, Gerofarm y Farm-Holding quieren establecerse en el polígono industrial de ”Pushkinskaya”, que el municipio de San Petersburgo ha puesto a disposición con este fin. Todos estos desarrollos demuestran que Rusia está seriamente interesada en internacionalizar su mercado farmacéutico y, por lo tanto, ha decidido crear un entorno favorable para las inversiones necesarias.

Más cerca de los clientes rusos gracias a una nueva fábrica de productos farmacéuticos


Estas tendencias positivas están teniendo también un efecto similar sobre el mercado de los envases. La demanda, en particular de envases farmacéuticos primarios de alta calidad hechos de vidrio, es especialmente grande y crece de forma sostenida. SCHOTT Pharmaceutical Packaging optó por crear una sede de producción para ampollas y viales propia con el fin de satisfacer más rápidamente que antes esta demanda. La elección del emplazamiento recayó en Zavolzhe, una pequeña ciudad situada al noroeste de Nizhny Nóvgorod. Aparte de su proximidad a Moscú, está región posee buenas infraestructuras y acoge a numerosos especialistas. El hecho de haber ya una sede de producción de vidrio plano de SCHOTT en la región permite aprovechar las sinergias internas.
Cada año se fabrican en Zavolzhe hasta 600 millones de ampollas y viales de vidrio sobre una superficie de planta total de 5.300 m2. Foto: SCHOTT/A. Matjuschetschkin
La nueva planta fue completada en 15 meses sobre una superficie de 5.300 m2 , en unas instalaciones industriales que la empresa tenía arrendadas en Zavolzhe. Además de modernizar la antigua nave de fábrica, hubo que adaptarla a los requerimientos de la producción farmacéutica. Se instalaron varias líneas de producción y se obtuvieron los correspondientes permisos de operación. Con relación a la tecnología y la calidad, la empresa se ajusta a los estándares globales aplicables a las sedes de producción farmacéutica de SCHOTT.

Éstos incluyen líneas y máquinas modernas, personal cualificado y formado de manera intensiva y el cumplimiento de las directrices de aseguramiento de la calidad para la fabricación de medicamentos, principios activos y productos médicos. La fábrica de Zavolzhe fue inaugurada oficialmente a finales de mayo de 2011. Desde entonces la sede está suministrando ya ampollas y viales a sus clientes de Rusia y otros países de la CEI. Los clientes no sólo se benefician de la alta calidad de los productos SCHOTT, sino también de la nueva cercanía de la empresa: rutas más cortas y m enos barreras permiten satisfacer las necesidades locales incluso mejor que en el pasado. <|