SCHOTT solutions n° 2/2010 > Cozimento por indução

Gracias a las numerosas ventajas que ofrece, cocinar con la eficiente técnica de inducción goza de una aceptación cada vez mayor en Europa y Asia. Foto : SCHOTT/W. Feldmann

La inducción se consolida


Aunque las cocinas de inducción tienen el potencial para convertirse en el sistema de cocción de alta tecnología preferido en todo el mundo, algunos mercados se desarrollan algo más lentamente.


Richard Lane

Las placas de inducción, que utilizan ondas electromagnéticas para calentar las ollas y sartenes de hierro o acero inoxidable, siguen siendo un misterio para la mayoría de los cocineros. El calor llega tan rápidamente, que cualquiera acostumbrado a estar cortando todavía la última cebolla mientras se calienta la sartén se lleva una gran sorpresa. El método de inducción es denominado a menudo ’cocción fría’, porque no aumenta la temperatura ambiente de la cocina. La energía es transmitida a través de las placas de cocción vitrocerámicas SCHOTT Ceran® y no genera calor hasta que alcanza la base de la olla. Las placas de inducción son más eficientes que otros sistemas tradicionales, porque calientan más rápidamente los alimentos y se pierde menos calor.

A medida que crecen la tendencia hacia el ”consumo ecológico” y la necesidad de conservar los recursos, gana popularidad la tecnología de cocción por inducción. En España, el boom inmobiliario ayudó a crear un mercado significativo para la ­inducción. Los consumidores franceses muestran una mayor aceptación de la inducción, porque ofrece ventajas similares a las del gas, como rapidez y control exacto de la cocción. A pesar de que Alemania va algo rezagada, porque este mercado ha estado dominado durante años por las placas eléctricas radiantes, la inducción gana adeptos, debido a las campañas de marketing de los grandes fabricantes de esta industria. En Estados Unidos, la cocción por inducción es un concepto todavía relativamente nuevo y representa sólo aprox. un 1 – 2% del mercado. A pesar del hecho de que los precios de la inducción hayan caído, parece que esta tecnología se sigue comercializando allí en marcas de gama alta, considerablemente más caras que las cocinas tradicionales a gas o eléctricas.
Foto : CookTek
Es evidente que ni los consumidores ni los usuarios profesionales de los EE.UU. están tan informados sobre las ventajas de esta tecnología como los europeos y asiáticos. Por esta razón, el mercado estadounidense tiende a enfocar sus innovaciones sobre los quemadores radiantes de alta potencia eléctrica, que mejoran la velocidad de cocción. A pesar de que la tecnología ha sido siempre bastante cara y se ha ofrecido principalmente como una opción para productos de gama alta, recientemente los costes han comenzado a bajar. Esto ha animado a otros fabricantes a entrar en el mercado con aparatos de precios más razonables.

La superficie perfectamente plana de las placas de cocción vitrocerámicas Ceran® hace que las cocinas de inducción resulten más fáciles de limpiar. Los alimentos derramados no pueden quemarse, porque el entorno de la zona de cocción prácticamente no se calienta y las placas de cocción Ceran® transmiten poco calor. La vitrocerámica sólo se calienta mediante el calor devuelto por las ollas y sartenes, con lo cual la zona en torno a las mismas se mantiene bastante fría. Además, las placas de cocción por inducción Ceran® ofrecen un alto grado de funcionalidad y un diseño lleno de estilo. Esta sea quizá la razón por la que casi todas las cocinas abiertas para demostraciones llevan instaladas placas de cocción por inducción del líder mundial. <|

Lo que chefs de todo el mundo dicen acerca
de la inducción:

Sitio web de SCHOTT
Ceran®