SCHOTT solutions n° 2/2010 > Energia solar

El acto de la 1ª palada para la nueva fábrica de SCHOTT Solar, celebrado en marzo de 2008, contó con la presencia del Gobernador de Nuevo México, Bill Richardson (4º por la Izda.), del Presidente y CEO de SCHOTT North America, Gerald Fine (3º por la Dcha.) y de otros invitados de honor. Foto : SCHOTT/T. Bonanno

Lugar perfecto
para un ”Valle Solar”


El estado de Nuevo México (EE.UU.) está apostando por las energías renovables y SCHOTT Solar, con su fábrica de componentes solares en Albuquerque, desempeñará allí un papel de líder.


Martin Frey

A los estadounidenses les gusta llevar a la práctica con mucho pragmatismo sus visiones ambiciosas, y el mercado de energías renovables ofrece el máximo potencial para proyectos importantes. El estado de Nuevo México, en el sudoeste de los Estados Unidos, quiere liderar el sector de la energía solar en este país. Su gobernador, Bill Richardson, ha definido el objetivo al declarar que planea convertir Nuevo México en un ”Valle Solar” (véase la entrevista ”Más puestos de trabajo ‘verdes’”).

Para muchos, el Aeropuerto de Albuquerque supone el primer contacto con este estado mimado por el sol. Las condiciones de irradiación en la ciudad más grande de Nuevo México, así como a lo largo de todo el estado, son extraordinarias. Ocupa la 2ª posición en términos de potencial solar en los EE.UU.. Unos prerrequisitos excelentes para instalar centrales solares de grandes dimensiones, ya sean de tecnología fotovoltaica o solar térmica. En 2009, SCHOTT Solar inauguró una fábrica en ­Albuquerque y ahora fabrica allí los componentes fundamen­tales para ambas: módulos solares y tubos receptores para ­centrales termosolares.
Módulos fotovoltaicos instalados en el terreno de la fábrica de Albuquerque. Nuevo México es considerado un emplazamiento solar idóneo, gracias al personal cualificado, la excelente infraestructura y la implicación en la energía solar. Foto : SCHOTT/A. Sell
La fábrica se encuentra en un mercado en constante crecimiento. Siendo el quinto estado más extenso de los ee.uu., Nuevo México, con sus 121.600 millas cuadradas de superficie, ofrece espacio suficiente para grandes ambiciones. Esto facilita la materialización en Nuevo México de proyectos solares, muchos de los cuales se encuentran en fase de diseño o en la de obras. A finales de agosto SCHOTT Solar puso en marcha una instalación solar de 1,1 MW, la más grande del estado hasta la fecha, sobre el aparcamiento de la compañía Bell Group, en Albuquerque. Se han cubierto con módulos solares de SCHOTT Solar 2 ha (= 5 acres) del aparcamiento. Las previsiones hablan de una ­captación de 1,6 millones de kWh de electricidad solar por año.
SCHOTT Solar fabrica tubos receptores para centrales termosolares de tecnología ”Concentrated Solar Power” (CSP) y componentes fotovoltaicos, con una capacidad de 85 MW, en unas instalaciones de aprox. 18.600 m². Foto : SCHOTT/T. Bonanno

Un emplazamiento excelente para el sector solar


Nuevo México ofrece a las compañías interesadas en establecerse allí un entorno excelente para invertir. Hay disponible suficiente suelo edificable a precios asequibles y muy buenas comunicaciones. La Interstate 25, que recorre el estado de norte a sur, se cruza en Albuquerque con la Interstate 40 (la histórica “Route 66”), que va de este a oeste. El estado está bien enlazado con las redes ferroviaria y aérea. Hoy en día se estima que hay ya 150 compañías solares creando un ambiente innovador en ­Nuevo México.

Los políticos, en especial el gobernador Bill ­Richardson, también se han percatado del enorme potencial económico. ”SCHOTT Solar es un ejemplo saludable del tipo de industria que Nuevo México necesita para liderar el crecimiento de las energías renovables en nuestro país” declaró a principios de 2010, al promulgar la ”Green Economy Executive ­Order”. En esta directiva hace un llamamiento a las agencias gubernamentales para que impulsen la creación de un “Clean Energy State”.
Foto : SCHOTT/A.Sell
El estado se ha marcado unos objetivos ambiciosos para promover el uso de nuevos tipos de energía. Dichos objetivos se han indicado en el ”renewable portfolio standard” del estado, que marca una cuota de las energías renovables en el mix eléctrico del 10% para 2011 y del 15% para 2015. Los proveedores energéticos están obligados a alcanzar estos objetivos mediante una oferta ampliamente diversificada, consistente en 1/5 en energía solar. A esto se añade que ya en 2011 un 1,5% de la producción eléctrica deberá proceder de sistemas descentralizados, un porcentaje que deberá aumentar al 3% hasta 2015. La mayor parte se prevé que proceda de la fotovoltaica. Es probable que la energía solar represente en 2020 el 4,6%. El instituto de estudios de mercado GTM Research (Cambridge, MA) lo califica el objetivo solar más ambicioso de los EE.UU.. Esto coincide también con la política ambiental de Washington. El presidente Barack ­Obama anunció su intención de duplicar hasta 2012 la oferta de energías renovables del país.

Clúster de investigación y desarrollo


Nuevo México ofrece también en el ámbito de la I+D un entorno favorable a las compañías de la industria solar. Sandia National Laboratories y Los Alamos National Laboratories son dos prestigiosos centros de investigaciones. Sandia opera la National Solar Thermal Test Facility, en la que se desarrollan y prueban componentes y sistemas para centrales termosolares, así como un “Center for Photovoltaics”, que colabora con la industria. La New Mexico State University, en Las Cruces, también dispone de un centro de investigaciones sobre fotovoltaica y otras fuentes de energía renovables. Antes del final de 2010, el Instituto Fraunhofer de Sistemas Energéticos Solares ISE quiere crear en Albuquerque un laboratorio de ensayos para módulos solares, que también realizará certificaciones. En suma, se ha creado en Nuevo México un verdadero clúster de I+D.
La mayor instalación solar de Nuevo México, un sistema de 1,6 MW, está montada sobre el aparcamiento de Bell Group en Albuquerque. SCHOTT Solar PV, Inc. ha trabajado junto con proveedores y empresas instaladoras locales para montar los aprox. 5.000 módulos solares (ver también la foto de arriba) sobre una superficie de 2 ha. Foto : SCHOTT/K. Malone
Compañías como SCHOTT Solar apreciaron las ventajas de este emplazamiento. El año pasado SCHOTT Solar inauguró en Albuquerque la primera fábrica tanto de tubos receptores como de módulos solares del mundo. Hasta la fecha se han creado más de 300 empleos y se han realizado inversiones iniciales por más de 100 millones de dólares US al sur de la ciudad. Para SCHOTT Solar, iniciar la producción en un mercado en expansión como el estadounidense fue una decisión estratégica. Como señala el Dr. Gerald Fine, President & CEO de SCHOTT North America: ”Nuevo México es un emplazamiento idóneo para la producción solar, gracias al personal cualificado, las infraestructuras avanzadas y la implicación en la energía solar. La estrecha colaboración entre el estado, la ciudad, la administración y los desarrolladores ha demostrado a SCHOTT el compromiso inequívoco, que ha hecho que Nuevo México se convirtiera en un emplazamiento líder para el sector de las energías renovables.” <|