Contenido solutions n° 2/2009 > Telescopio solar

”Sunrise” está diseñado para proporcionar imágenes de nuestro sol, en una calidad hasta ahora desconocida. Un espejo primario de 1,1 m hecho de vitrocerámica Zerodur® de SCHOTT, es el núcleo de este telescopio. Con una estructura parcialmente de nido de abeja de unos pocos mm de espesor, alcanza un peso de sólo 45 kg (debajo a la izquierda). Foto : MPS

”Sunrise” sobre el hielo ártico


A mediados de 2009, el mayor telescopio solar nunca lanzado desde la Tierra cruzó volando el norte del círculo polar ártico a bordo de un globo. Iba equipado con un espejo ligero hecho de vitrocerámica Zerodur®.


Oliver Frederik Hahr

En la mañana del 8 de junio de 2009 un balón especial de la NASA ascendió lentamente en el cielo azul sobre el Esrange Space Center, cerca de Kiruna, en el norte de Suecia. En su barquilla iba alojado el mayor telescopio solar nunca lanzado desde la Tierra. El objetivo de “Sunrise”, un proyecto científico del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS), es obtener imágenes de nuestro sol en la máxima calidad nunca alcanzada. Llevado por un balón lleno de helio, que se infló a una altitud de aprox. 37 km hasta alcanzar el tamaño de la famosa iglesia Frauenkirche de Dresde (Alemania), “Sunrise” inició el escrutinio del sol, que en verano brilla las 24 horas del día en esta latitud. Durante 6 días los vientos polares impulsaron el observatorio solar por la estratosfera que cubre el Atlántico Norte y Groenlandia, hasta llegar a Canadá. Finalmente, el 14 de junio, el “Sunrise” aterrizó con un paracaídas sobre la Isla de Somerset, una gran isla situada cerca del Paso del Noroeste.
Foto : SCHOTT
”Aunque durante el aterrizaje el viento fue bastante fuerte, ningún componente principal, ni siquiera el espejo principal del telescopio, sufrió daños” señala el Profesor Sami K. Solanki, ­Director del Dpto. Solar de MPS. ”Todos los instrumentos del Sunrise funcionaron perfectamente, lo cual permitió medir con gran precisión las estructuras finas y los campos magnéticos del sol”, añade. Los datos están siendo procesados y analizados.
Foto : SCHOTT
El telescopio, que incorpora un espejo primario de 1,1 m de diámetro, es el núcleo del “Sunrise”. Gracias a la estructura afiligranada y ligera de la parte trasera del espejo, esta pieza monolítica de vitrocerámica  Zerodur® de SCHOTT es, con 45 kg, un auténtico peso pluma. A pesar de que algunas de las paredes de la estructura de nido de abeja triangular tienen un espesor de tan solo 4 mm, el espejo se mantiene extraordinariamente preciso y estable. “Zerodur® tiene una característica sobresaliente: su coeficiente de dilatación cercano a 0. La vitrocerámica es extraordinariamente termoestable y, con una densidad específica de 2,53 g por m3, es incluso más ligero que el aluminio,” explica el Dr. Thomas Westerhoff, Director del Grupo de Productos Zerodur® en SCHOTT. “Utilizando el tipo de diseño adecuado y modificando el proceso de mecanizado incluso podría llegar a reducirse el peso en más de un 90 %,” señala.

SCHOTT lleva suministrando bases de espejo Zerodur® de gran formato a observatorios astronómicos de todo el mundo desde 1968. Con el Swedish Solar Telescope de La Palma, el New Solar Telescope en el Big Bear Lake de California y el telescopio alemán GREGOR, que entrará pronto en servicio en Tenerife, todos los observatorios solares más modernos del mundo están equipados con espejos de vitrocerámica Zerodur®. Hay proyectados telescopios solares incluso más grandes. También para ellos se está considerando el empleo del material – buenas perspectivas para la vitrocerámica de SCHOTT. <|
Sitio web de SCHOTT
Vitrocerámica Zerodur