Contenido solutions n° 2/2009 > Microscopía

La microscopía STED, a la derecha en forma de sistema de Leica Microsystems, permite apreciar mucho mejor las estructuras (celulares) a nivel nanométrico que la microscopía confocal convencional, como se puede ver a efectos de comparación en las mitades izquierda y derecha de 3 microfotografías (arriba). Foto : Leica Microsystems

Mirada al nanocosmos


Amplían los límites de la óptica y son más que sólo unos partners de suministro: Leica Microsystems fabrica microscopios de súper-alta resolución, SCHOTT les suministra vidrios de gama alta.


Thilo Horvatitsch

Los investigadores sólo pueden averiguar cómo se originan la vida o las enfermedades observando el nanocosmos de las células. Mientras que los microscopios electrónicos y los microscopios de efecto túnel son capaces de ampliar suficientemente objetos extraordinariamente pequeños, tales como proteínas, no resultan útiles para observar material orgánico vivo o intacto. Durante bastante tiempo, esto no ha estado al alcance de la microscopía óptica, conocida y perfeccionada desde hace siglos. Después de todo, de acuerdo con la “Ley de la difracción” de Abbe, la luz enfocada es incapaz de mostrar detalles notablemente más pequeños que 200 nm de tamaño.

Sin embargo, esta ley fue esquivada cuando el científico alemán Prof. Stefan Hell inventó las premiadas tecnologías 4Pi y STED, que Leica Microsystems desarrolló luego hasta alcanzar la madurez para el mercado. La microscopía de fluorescencia es capaz de alcanzar resoluciones ópticas de hasta 10 nm (ver cuadro informativo). Ahora hasta se puede observar la transmisión de señales en las células nerviosas. Este éxito tiene una nota al pie ingeniosa: los “herederos” del científico que sostenía que sería imposible superar este límite han desempeñado un papel en la fabricación de esta innovación revolucionaria. Ernst Abbe, el hombre que enunció la “Ley de la difracción”, fue cofundador de SCHOTT – la misma compañía que equipa con vidrios ópticos, entre otros, los microscopios STED de Leica Microsystems.

En consecuencia, esta relación comercial no es casual. El origen de ambas compañías se remonta al siglo XIX y ambas tienen sus raíces en la óptica. El nombre Ernst Leitz es sinónimo de importantes progresos en la microscopía y en la tecnología de las cámaras. En 1913 presentó el primer microscopio binocular listo para ser utilizado. Un año después nació la legendaria “Leica” (Leitz Camera), que se convirtió en la encarnación de las cámaras de 35 mm de alta calidad “made in Germany”. En los años 1990 el grupo se separó finalmente en tres compañías independientes, que comparten una misma marca.

En la actualidad, Leica Microsystems es uno de los líderes globales en el campo de los microscopios y los instrumentos científicos. La compañía fabrica soluciones de microscopio sofisticadas para la investigación y la cirugía, microscopios de laboratorio para exámenes clínicos y fertilización ‘in vitro’, microscopios didácticos para escuelas y microscopios para la industria, por ejemplo, para el análisis de materiales.
Las vistas en sección de un microscopio STED (arriba) y del objetivo de otro microscopio de Leica Microsystems (abajo) muestran claramente que es necesario un número de componentes ópticos combinados con precisión para dar unas prestaciones excelentes. Todos estos complejos instrumentos contienen productos de vidrio y ‘know how’ de SCHOTT. Fotos : Leica Microsystems

El objetivo STED contiene 4 vidrios de SCHOTT


SCHOTT, una compañía que a través del desarrollo de vidrios especiales ha ejercido siempre una fuerte influencia sobre las industrias óptica y del vidrio, viene trabajando con las tres compañías Leica desde finales del siglo XIX. En la actualidad, este Consorcio tecnológico suministra varios materiales de gama alta para aplicaciones de microscopía a Leica Microsystems, p.ej. vidrios, moldeados y filtros ópticos, así como soluciones de iluminación fibroópticas y cristal de cuarzo sintético (LITHOSIL®).

La lente empleada en el novedoso microscopio STED incorpora 4 vidrios de SCHOTT distintos, que presentan una transmisión excelente en las principales regiones espectrales, en especial dentro del rango uv, así como una autofluorescencia extraordinariamente baja. Por esta razón, los falseamientos de los resultados de medición son prácticamente imposibles. SCHOTT ofrece varios tipos de vidrio con propiedades ópticas extremas perfectamente adaptados a Leica Microsystems.

Como se puede ver, la colaboración rebasa ampliamente el ámbito de una simple relación cliente-proveedor. “Cooperamos en diversos campos especializados y enfocamos nuestras actividades en satisfacer las necesidades de los clientes y en realizar nuevos desarrollos tecnológicos,” explica Peter Krüll, Director de Ventas para Europa en SCHOTT Advanced Optics. Las “Pequeñas Rondas sobre Vidrio” son un ejemplo de ello. En estas reuniones periódicas expertos, que incluyen también a representantes de Leica y SCHOTT, discuten soluciones para satisfacer los requisitos de los productos y sobre cómo configurar sus respectivas gamas de vidrios.

Determinar qué vidrios son adecuados para qué microscopios, la logística, la fiabilidad de las entregas y el aseguramiento de la calidad, desempeñan un papel importante. “Perseguir la máxima calidad es un tema recurrente en nuestro mundo y es aplicable también al proceso cliente-proveedor completo,” señala el Dr. Claus Gunkel, Director del Leica Optic Center. “Esta es la razón de que impliquemos también a los proveedores es nuestra concepción de la calidad. En este sentido SCHOTT es un partner con el que seguiremos colaborando durante mucho tiempo,” añade. <|
Sitio web de SCHOTT
Advanced Optics