Diseño de interiores

La entidad bancaria española para arquitectos ”Arquía — Caja de Arquitectos” se muestra con renovado esplendor: una "piel" de vidrio transparente separa las diferentes zonas y guía al mismo tiempo a los clientes por la oficina. Foto: SCHOTT/M. De Guzman
Oliver Hahr

Privacidad transparente

El arquitecto español Eduardo Arroyo utiliza tubo de vidrio de SCHOTT para la arquitectura interior.

Una arquitectura interior singular es la marca de identidad de ”Arquía – Caja de Arquitectos”. Cada una de las 24 sucursales de este banco español para arquitectos en todo el país posee un diseño interior individual. La oficina de Barcelona, por ejemplo, está revestida con una madera oscura y cálida. La filial de Zaragoza, en cambio, tiene un interiorismo frío, como de coctelería. Para la capital vizcaína Bilbao, el arquitecto español Eduardo Arroyo ha diseñado una ”vibrante piel de vidrio”, que ya orienta desde el exterior la mirada sobre el luminoso paisaje interior. Mientras las zonas de trabajo para el personal del banco son todas de un color gris, Arroyo ha elegido un color negro reflectante para el suelo y el techo de la zona destinada al público. Este contraste sirve como código de orientación a los clientes y confiere al espacio interior del edificio una elegancia sobria.

Las paredes están realizadas con tubos de vidrio de SCHOTT. Dispuestos uno junto al otro, los tubos de vidrio conforman paredes transparentes, que separan la zona abierta al público de los despachos, como si de una membrana luminosa se tratase. ”Su forma cilíndrica permite crear divisiones curvas, con un carácter orgánico”, explica el arquitecto Eduardo Arroyo. ”Los tubos transmiten la luz ligeramente distorsionada y, al mismo tiempo, actúan como un aislante acústico. Así permiten crear una privacidad transparente, como se requiere en las entrevistas para gestiones bancarias.”
La utilización de tubos Duran® de SCHOTT crea un vínculo orgánico entre la privacidad y la apertura. Además, la zona de atención al público está provista de suelos y techos en color negro reflectante, que crean un ambiente de sobria elegancia. Foto: SCHOTT/M. De Guzman
Estos tubos de vidrio están hechos de SCHOTT Duran®, un vidrio borosilicato especialmente resistente, procesado por SCHOTT-Rohrglas, de Mitterteich, Alemania, para este proyecto en largos especiales. Se entregaron en Bilbao unos 300 tubos de hasta más de 3 m de longitud. ”Normalmente los tubos de vidrio son transformados por la industria farmacéutica y electrónica en ampollas y bombillas incandescentes. Este vidrio se utiliza también en las centrales eléctricas termosolares”, explica Alberto Zúñiga, Director de Marketing en SCHOTT Ibérica, Barcelona. ”Pero Arroyo tuvo la idea de utilizar estos tubos también como elemento de diseño arquitectónico. Esto le ha permitido plasmar de forma interesante la idea de ‘Transparencia en la actividad bancaria’ a la que responde el diseño.”

La capital vizcaína vive desde los años 90 una febril actividad constructora. Entre sus obras maestras arquitectónicas hay que mencionar las estaciones de metro construidas en 1995 según los diseños de sir Norman Foster, así como el Museo Guggenheim Bilbao, de Frank O. Gehry, erigido en 1997. Ahora ha dejado también allí su testimonio Eduardo Arroyo, uno de los arquitectos de la nueva Escuela de Madrid más conocidos a escala internacional.
Informaciones complementarias
Eduardo Arroyo
Sitio web de SCHOTT
Más sobre SCHOTT Tubo