Cristales

Junto a los tesoros naturales de la exposición hay también un monocristal de fluoruro de calcio sintético de 63 Kg. de peso cedido permanentemente por SCHOTT. Foto: terra mineralia/E. Mildner
Thilo Horvatitsch

Viaje global con tesoros de roca

5.000 minerales raros convierten “terra mineralia” en una de las exposiciones más grandes y valiosas de su tipo.

Prácticamente todas las rocas conocidas están hechas de minerales. Algunos de sus componentes cristalinos revelan a los científicos historias fascinantes sobre el origen de la Tierra, hace millardos de años. Los minerales presolares, que penetraron en nuestro sistema solar en forma de polvo galáctico, pueden ser todavía mucho más antiguos. Pero no sólo fascina su antigüedad cósmica, sino también su diversidad y riqueza de colorido únicas. Los minerales naturales pueden cristalizarse a partir de soluciones acuosas, masas de magma fundido a alta temperatura o a partir de una fase gaseosa, adoptar las formas más variadas y alcanzar un tamaño de varios metros. La mineralogía contabiliza unos 4.000 tipos, con las composiciones más variadas.
La exposición “terra mineralia” se aloja en un ambiente especial, en el rehabilitado castillo de Freudenstein, en Freiberg. Foto: terra mineralia/D. Müller
Por esta razón han existido siempre coleccionistas de ejemplares raros y bellos. La suiza Dra. Erika Pohl, por ejemplo, reunió a lo largo de 60 años hallazgos de todo el mundo en una de las colecciones privadas de minerales más valiosas, que luego donó a la universidad técnica Bergakademie Freiberg, en Alemania. En la misma se pueden admirar desde el 23 de octubre de 2008 los 5.000 minerales, piedras nobles y meteoritos más magníficos en el rehabilitado Castillo de Freudenstein, en Freiberg. La exposición ”terra mineralia” permite realizar, en 3.000 m² repartidos en tres plantas del histórico edificio, un viaje arqueológico planetario por África, Europa, América, Australia y Asia. Las piezas estelares se encuentran en la ”Cámara del Tesoro”: la antimonita allí expuesta se cuenta entre los minerales más valiosos y bellos de la exposición. La legendaria malaquita verde también da mucho de que hablar.
Los minerales naturales pueden adoptar las formas más variadas y alcanzar un tamaño de varios metros. La mineralogía contabiliza unos 4.000 tipos, con las composiciones más diversas. Foto: terra mineralia/D. Müller
Aparte de los minerales naturales hay, no obstante, también artificiales. Mediante una hábil variación de los parámetros, tales como temperatura, presión y composición química, se pueden obtener cristales sintéticos con propiedades específicas. Junto a los tesoros naturales de la exposición hay también tres piezas artificiales, entre ellas, un cristal de fluoruro de calcio claro como el agua, de 63 Kg. de peso, cedido permanentemente por SCHOTT.

Este monocristal presenta una transmisión extraordinariamente alta en el espectro ultravioleta profundo y es muy resistente a las radiaciones láser. Por esta razón se utiliza preferentemente como material óptico para la microlitografía de nanoestructuras sobre obleas de silicio. Esta costosa materia prima y su compleja fabricación a altas temperaturas con alta tecnología convierten al fluoruro de calcio en un material valioso, de una pureza máxima. “En comparación, una cucharada de impurezas por cada 5 cinco cargas de camión de material cristalino, ya se considerarían una contaminación excesiva para nuestras necesidades”, explica el Dr. Dirk Sprenger, Director Operations and R&D en SCHOTT Lithotec, de Jena. El profesor Gerhard Heide, Director de las Colecciones Geocientíficas de la universidad Bergakademie Freiberg, se congratula por la cesión: “No sólo por su valor, que equivale al precio de una vivienda unifamiliar, sino mucho más porque permite ilustrar la fabricación industrial y la aplicación tecnológica de los cristales.” Y es que esto refleja otro objetivo importante de la exposición: mostrar hasta qué punto modelan nuestras vidas los minerales.
Sitio web de SCHOTT
Más sobre Litografía