SCHOTT solutions n° 1/2016 > Envase farmacéutico

Pharmaverpackungen
”Los cartuchos de doble cámara ofrecen al paciente una mayor seguridad y comodidad.” Andrea Wesp, SCHOTT Product manager. Foto: SCHOTT

Una doble cámara con una cuádruple ventaja


Los medicamentos modernos están a menudo compuestos por varios ingredientes activos. Ahora se pueden almacenar por separado en un cartucho de doble cámara y aun así administrarse fácilmente.


Alexander Lopez

Para los organizadores de los Good Days, el 10 de julio bien podría ser su día. Esta asociación sin ánimo de lucro estadounidense está empeñada en la proclamación de un ”Día de la Sensibilización por las Enfermedades Crónicas”, dedicado a todos aquellos que dependen permanentemente de medicaciones debido a una enfermedad crónica. ”Para los pacientes crónicos, el acceso fácil a la medicación significa poder llevar una vida autónoma”, señala esta organización. La industria farmacéutica ha realizado grandes progresos en el desarrollo de medicamentos cada vez más eficaces para los enfermos crónicos.
Pharmaverpackungen
Practicar un deporte a pesar de tener una enfermedad crónica – los modernos principios activos farmacéuticos lo hacen posible. Muchos de ellos han de ser ­licuados antes de inyectarlos. SCHOTT ha desarrollado una solución para facilitar su manipulado: unos innovadores cartuchos de doble cámara (dcha.). Foto: SCHOTT
Normalmente deben ser inyectados, algunos semanalmente, otros varias veces al día. Esto representa una carga, tanto para los pacientes como para los sistemas sanitarios. Por esta razón parece razonable que los pacientes se administren ellos mismos las inyecciones. Esto no representa en sí ningún problema; sin embargo, muchos principios activos nuevos sólo se pueden almacenar de forma estable si están liofilizados. Antes de su inyección hay que licuarlos con agua para inyectables u otro disolvente. El paciente necesita dos viales con distintos contenidos y una jeringa. Primero hay que aspirar el disolvente con la jeringa e inyectarlo dentro del segundo vial. Después de agitarlo, se puede aspirar nuevamente el medicamento con la jeringa para administrarlo. El riesgo de error, como una posible contaminación de las sustancias, aumenta con el número de pasos. El paciente puede además equivocarse con la proporción de mezcla o con la dosis.

SCHOTT ha ideado una solución para ello: un cartucho de doble cámara para inyectores de pluma. Contiene los dos componentes del medicamento en dos cámaras separadas por un émbolo. Cuando se gira el cierre del inyector de pluma, el émbolo es empujado hasta la altura del bypass y el líquido fluye dentro de la cámara delantera a través de la abertura de casi 0,1 mm. Allí se mezcla con el segundo componente. El medicamento final se puede inyectar entonces sin ningún riesgo de contaminación y en la dosis exacta, simplemente accionando el inyector de pluma.

Los cartuchos SCHOTT son compatibles con los sistemas de inyector de pluma más comunes y se pueden adaptar a las necesidades específicas de las empresas farmacéuticas. Por ejemplo se puede cambiar la posición del bypass o adecuar el borde. ”Esto es importante si el cliente quiere envasar el medicamento directamente en forma de polvo”, explica Andrea Wesp, Product Manager en SCHOTT. También se puede introducir el principio activo en forma líquida y después liofilizarlo.
Doppelkammerkarpulen
Foto: SCHOTT
El sistema es cómodo para el paciente y ventajoso para las farmacéuticas. ”Muchos medicamentos nuevos están disponibles como liofilizados, porque los fabricantes siguen buscando la forma de almacenar establemente los principios activos”, señala Wesp. ”Al elegir una cámara doble ya no tienen que hacer compromisos, porque los componentes quedan óptimamente almacenados y protegidos, se reconstituyen fácilmente y se administran de forma más segura – cuatro ventajas a la vez.” <
Zeige Details

Cómodo para el paciente – ventajoso para los fabricantes