SCHOTT solutions n° 1/2015 > Tecnología médica

Solidur™ Mini LED
Foto: SCHOTT

Minis brillantes


Con el mini LED Solidur™, SCHOTT ha lanzado el primer LED hermético y totalmente esterilizable del mundo. Se puede utilizar como fuente de luz en equipos médicos para iluminar directamente el área a tratar.


Bernhard Gerl

Los médicos identifican rápidamente un problema de salud a partir de las alteraciones en la estructura o el color de los órganos, ya sean encías inflamadas, una úlcera en el intestino o una artería obstruida en el corazón. Un prerrequisito importante es que una luz de color verdadero brille con la intensidad suficiente sobre el tejido a examinar. Aunque las lámparas quirúrgicas permiten siempre graduar la dirección de la luz, a menudo el equipo médico en sí o el brazo del médico proyectan una sombra que interfiere.

Los mini LEDs de alto brillo de SCHOTT ofrecen una solución que se puede instalar en los instrumentos y acercarse directamente al área a tratar. Gracias a las minúsculas dimensiones y al diámetro de aprox. 2,0 mm de los mini LEDs de SCHOTT, incluso se pueden dotar de una luz directa equipos médicos en los que esto no era posible en el pasado debido a limitaciones de diseño o a que era necesario esterilizarlos con vapor en un autoclave. Por supuesto, los equipos médicos que entran en contacto con el cuerpo humano han de ser esterilizables. Esto se consigue normalmente en 5 a 20 minutos en un autoclave con humedad saturada, a temperaturas en torno a los 130 °C y con una presión de 2 a 3 bares. Bajo estas condiciones los componentes semiconductores con encapsulados convencionales, p. ej. de plástico, quedarían rápidamente inutilizados.
Solidur™ Mini LED

Ultrapequeño, ultrarobusto y ultrabrillante: con sólo 2 mm de diámetro, el mini LED autoclavable Solidur™ (foto arriba) abre nuevas posibilidades de iluminación y diseño en campos como, por ejemplo, la endoscopia quirúrgica y la tecnología dental (abajo a la derecha). Foto izquierda: Fotolia, Foto derecho: Thinkstock

”Nuestra tecnología LED Solidur™ utiliza cerámica, metal y vidrio y proporciona una protección hermética a los chips LED
y otras optoelectrónicas”, explica el Dr. Frank Gindele, Director de I+D de productos LED en SCHOTT Electronic Packaging. Esta combinación de materiales inorgánicos evita que los LEDs envejezcan a causa de los factores medioambientales y los hace muy resistentes a las fluctuaciones de temperatura, los impactos, las sustancias químicas, la corrosión y la penetración de agua, incluso a altas presiones.

Estos LEDs totalmente autoclavables abren unas posibilidades insospechadas a los desarrolladores de aplicaciones médicas. Como son tan eficaces y pequeños, se pueden utilizar en instrumentos quirúrgicos convencionales, así como en endoscopios, cámaras intraorales y otoscopios. Por supuesto, antiguamente la luz ya era llevada directamente hasta el área a examinar. ”Sin embargo, hoy en día generamos la luz directamente in situ y de esta forma reducimos notablemente la complejidad técnica. En determinados casos incluso se podría trabajar prescindiendo totalmente de una fuente de luz externa”, explica el Dr. Gindele. En lugar de una fuente de alimentación separada resultaría suficiente una batería en el mango del instrumento para abastecer los LEDs. Al eliminar componentes externos adicionales, no sólo sería posible desarrollar herramientas más manejables, sino también reducir significativamente la susceptibilidad a las interferencias y la necesidad de mantenimiento.

Para fabricar los mini LEDs se funde vidrio dentro de una vaina de acero u otro metal, para conferirle forma de lente. A continuación se suelda el chip LED montado sobre un soporte al fondo de la vaina. El encapsulado resultante es hermético a los gases; no existe riesgo de que pueda penetrar vapor de agua y causar corrosión en su interior. Los aceites y otras sustancias químicas tampoco pueden alcanzar la sensible electrónica. Los LEDs así encapsulados pueden soportar temperaturas de hasta 260 °C y choques térmicos extremos. Han superado sin problema ensayos de 15 ciclos de inmersión alternativa en un líquido a – 65 °C y otro a 150 °C. Ni siquiera 3.500 esterilizaciones en el autoclave han afectado a su funcionamiento. El mini LED está disponible como sistema enchufable y como variante SMD (Surface Mount Device). Permite una amplísima variedad de diseños y recubrimientos, p. ej. con oro, plata y níquel. También hay disponibles LEDs con diferentes longitudes de onda y lentes de vidrio para satisfacer requerimientos específicos. <
Innovative SolidurTM LED-Familie

La innovadora familia de los leds SolidurTM