SCHOTT solutions n° 1/2015 > Envases farmacéuticos

Pharmaverpackungen
Foto: Thinkstock

Resistentes a la rotura, por si acaso


En los cartuchos de vidrio templado químicamente los medicamentos que salvan vidas están envasados de forma segura y listos para ser utilizados cuando hacen falta.


Christina Rettig

Hay ocasiones en las que el envase de un medicamento ha de ser infalible. El héroe de película James Bond puede comprobarlo en ”Casino Royale”, cuando el martini que le sirven no está ni mezclado ni agitado, sino envenenado. Tiene sólo unos segundos para inyectarse un medicamento salvador en su arteria carótida. Bond sobrevive gracias a un inyector de pluma listo para ser utilizado y a la asistencia de su amiga Vesper Lynd, que milagrosamente detecta en sólo fracciones de segundo dónde hay que conectar el cable faltante en el desfibrilador.

Aunque sólo sea Hollywood, este ejemplo demuestra que hay situaciones en las que un envase resistente a la rotura puede marcar la diferencia entre ganar y perder. A veces, incluso entre la vida y la muerte. Esto es cierto cuando se utiliza en zonas de guerra o catastróficas, donde las condiciones son duras. ”Las compañías farmacéuticas están también muy interesadas en disponer de cartuchos resistentes a la rotura para almacenar medicamentos especialmente costosos o altamente tóxicos”, explica Andrea Wesp, Product Manager en SCHOTT. ¿Medicamento tóxicos? “Sí, especialmente los utilizados para tratar el cáncer”, explica Wesp. ”Con ellos hay que adoptar las máximas precauciones de seguridad, para proteger al personal de las líneas de producción. Lo mismo es aplicable al transporte del medicamento y su administración al paciente.”


”Los medicamentos costosos o tóxicos se pueden procesar, transportar y administrar de forma segura incluso en entornos duros gracias a los Cartridges BR de SCHOTT.”

Andrea Wesp, Product Manager

Chemisch gehärtete Karpulen
Los cartuchos de vidrio templado químicamente de SCHOTT son significativamente más resistentes a los esfuerzos mecánicos que los envases farmacéuticos primarios de vidrio convencionales. Fuente: SCHOTT/L&K
Los cartuchos son los cuerpos de vidrio de un inyector de pluma o un autoinyector que contienen el medicamento. Para dotar el vidrio de mayor resistencia mecánica para las situaciones descritas, SCHOTT ha desarrollado unos cartuchos templados químicamente. Aquí han sido especialmente importantes dos aspectos: ”Queríamos mantener la geometría original, para asegurarnos de que los nuevos cartuchos seguirían funcionando con los sistemas de pluma estándar”, explica Wesp. Por esto quedó descartado simplemente engrosar las paredes. ”El templado químico demostró ser una alternativa que no afectaba a la integridad del medicamento”, añade. El objetivo era evitar una reacción no deseada entre la superficie del vidrio y el contenido, que comprometería su eficacia.

La solución fue perfeccionar un método de templado químico estándar en el sector desde hace tiempo. Esto se ha conseguido en un laboratorio de desarrollo de Pennsylvania, donde los investigadores de SCHOTT han optimizado para el uso farmacéutico un acreditado método de intercambio iónico. Los cartuchos son bañados en una solución de nitrato potásico, con lo cual los iones de sodio de la capa superficial son intercambiados por los iones de potasio de la solución. Esto dota al vidrio de una mayor resistencia. Los ensayos han demostrado que los cartuchos templados de esta forma son 3 veces más resistentes a los esfuerzos mecánicos. SCHOTT lanzará al mercado este producto bajo la denominación SCHOTT Cartridges BR. BR significa ”Breakage Resistant.” La compañía ofrecerá sus cartuchos templados en tamaños estándar y con diseños específicos de los clientes. Se pueden utilizar en autoinyectores, dispositivos de inyección sin aguja, plumas y sistemas de bomba. <
Sitio web de SCHOTT
Carpules