SCHOTT solutions n° 1/2013 > Tubo técnico

Foto : thinkstock

Materiales al límite


Las cámaras climáticas del líder del mercado global Atlas Material Testing Technology permiten analizar los materiales de muchas formas distintas. En ellas los filtros tubulares de SCHOTT permiten realizar ensayos de fatiga que imitan la exposición a la radiación solar real.


Thomas H. Loewe

Desde el salpicadero hasta las ruedas, los componentes de un 4 x 4 han de soportar todo tipo de condiciones ambientales, ya sea en el desierto, en un clima subtropical o en una región alpina. Investigadores de todo el mundo están a la búsqueda de materiales cada vez más resistentes. Para poder predecir su durabilidad ya en el laboratorio, Atlas suministra las denominadas cámaras ­climáticas.

“Todos los materiales, no sólo la piel humana, se ven afectados por la luz del sol”, explica Rainer Eichholz, Responsable de Desarrollo de Vidrio, Fusión y Métodos de estirado en el BS Tubo de SCHOTT. Incluso las pinturas, las tapicerías y los materiales sintéticos envejecen bajo el efecto de la radiación constante. “En el ­pasado simplemente se dejaba estacionado un coche durante un periodo de tiempo bajo el sol de Florida”, explica Eichholz. Hoy en día, estos ensayos se pueden agilizar con cámaras climáticas como las de Atlas. Eichholz y sus compañeros han desarrollado con este fin unos tubos de vidrio especial. Filtran la luz de la lámpara de xenón del interior de la cámara para simular los rayos solares. Un humidificador incorporado reproduce las condiciones climáticas reales. “Las cámaras climáticas reducen considerablemente la ­duración de los tests, con lo cual aceleran el desarrollo y la puesta en el mercado de los nuevos productos”, explica Eichholz.
Entorno simulado: La lámpara de xenón están rodeada por un filtro tubular (centro). En el bastidor de la cámara de ensayos se pueden montar más de 100 probetas. La temperatura y la humedad también se pueden ajustar con gran precisión. Foto : ATLAS MATERIAL TESTING TECHNOLOGY LLC
El filtro especial es necesario, porque el espectro de la luz solar no es idéntico al emitido por una lámpara de xenón: “Ambas ­fuentes de luz se diferencian, sobre todo, en las longitudes de
onda cortas”, explica ­Michael Frigo, Director de Proyecto en Atlas. En la naturaleza, el extraordinariamente dañino espectro UV-B (280 – 315 nm) es filtrado por la atmósfera. En cambio, la fuente de luz de la cámara climática emite todo el espectro de luz con plena intensidad. “Necesitamos un filtro para reproducir las condiciones reales”, explica Frigo. Atlas lleva varios años confiando en SCHOTT para el suministro de los filtros tubulares requeridos.

Eichholz y sus compañeros están mejorando continuamente el filtro junto con Atlas. Aparte de su valor de transmisión específico, el filtro ha de tener una gran durabilidad y otras propiedades especiales. “Debe mantener estables sus características durante el mayor tiempo posible”, comenta Eichholz. Michael Frigo y sus compañeros están muy satisfechos: “Estamos en condiciones de ofrecer a nuestros clientes un producto muy mejorado y versátil”, comenta. “SCHOTT es el único fabricante capaz de desarrollar y garantizar filtros de vidrio tubulares con las características requeridas," <

Luz solar artificial