Contenido solutions n° 1/2012 > Investigación y tecnología

Verificación de un segmento de espejo de vitrocerámica ZERODUR®. Se trata del material preferido para las bases de espejo de los grandes telescopios. Foto: SCHOTT/A. Sell

Un material con potencial de futuro


Expertos de renombre han tratado en un coloquio científico los nuevos conoci­mien­tos y desarrollos en el campo de la vitrocerámica y materiales relacionados.


Christine Fuhr

Gracias a su desarrollo de la vitrocerámica ZERODUR®, el Profesor Jürgen Petzoldt, antiguo miembro del Consejo de Dirección de SCHOTT, es una de las personalidades destacadas en la historia de la empresa. Al mismo tiempo, su labor ha dejado huellas indelebles en la comunidad científica del vidrio. Para celebrar el primer aniversario del fallecimiento de Jürgen Petzoldt, SCHOTT ha organizado junto con la Sociedad Alemana de Tecnología del Vidrio un coloquio-memorial, al que han asistido más de 100 invitados, entre ellos prestigiosos investigadores de Japón, Estados Unidos, Brasil y Alemania. Han ofrecido presentaciones sobre la situación pasada y actual de la inves­tigación y el desarrollo tecnológico, así como sobre el potencial de futuro que alberga la vitrocerámica como material extraordinariamente versátil.
Ofrecieron las presentaciones y ponencias durante el coloquio/ Os apresentadores e palestrantes do colóquio (arriba, de Izda. a Dcha.): Profesor Helmut Schaeffer (antiguo Director General de DGG/Hüttentechnische Vereinigung), Fabio Nicoletti (Presidente del ICC), el investigador adjunto Dr. Roland Langfeld, el Dr. Ulrich Fotheringham (ambos de SCHOTT); Centro, de Izda. a Dcha.: el profesor Hideo Hosono (Tokyo ­Institute of Technology), el profesor Wolfgang Pannhorst (SCHOTT), el Dr. Hans-Joachim Konz (miembro del Consejo de Dirección de SCHOTT ­responsable de Investigación y Desarrollo), el profesor Dietrich Lemke (MPI de Astronomía), el profesor Edgar Zanotto (University Sao Carlos, Brasil), el profesor Joachim Deubener (TU Clausthal); Abajo, de Izda. a Dcha.: el profesor Christian Rüssel (Instituto Otto Schott de Química del Vidrio, Jena), el profesor Udo Ungeheuer, Presidente del Consejo de Dirección de SCHOTT ag, la Dra. Ina Mitra, la Dra. Yvonne Menke (ambas de SCHOTT), el profesor Takayuki Komatsu, de la Nagaoka University of Technology y el Dr. Mark Davies (SCHOTT).
SCHOTT revolucionó la cocina en 1973 con sus placas de cocción vitro­cerámicas CERAN. El profesor Jürgen Petzoldt es considerado uno de los padres de este producto. Fotos: (arriba) SCHOTT/J. Meyer, (abajo) SCHOTT/H. Fischer
Como explicó el profesor Edgar Zanotto, de la University Sao Carlos (Brasil), el investigador Stanley D. Stookey descubrió en 1953, más bien casualmente, al sobrecalentar un horno de fusión, que la vitrocerámica se formaba a partir de un vidrio de disilicato de litio con partículas de plata precipitadas. Las primeras vitrocerámicas fueron comercializadas a finales de los años 50 en la industria de aviación y como productos de consumo en forma de menaje. Sin embargo, este material no fue adoptado para su uso en la ciencia y la industria hasta los trabajos fundamentales de Petzoldt sobre la nucleación y cristalización, que permitieron posicionar con éxito Zerodur® como el material estándar para bases de espejo de telescopios e hicieron posible la ”revolución en la cocina” que supusieron las placas de cocción vitrocerámicas CERAN®. Los profesores Joachim Deubener (TU Clausthal) y Christian Rüssel (Instituto Otto Schott, Jena) relataron la profundización llevada a cabo desde entonces en el campo de la nucleación y los últimos hallazgos sobre crecimiento de los cristales. Los procesos de estructuración fina con láser presentados por el profesor Takayuki Komatsu (Nagaoka University of Technology, Japón) proporcionaron otro ejemplo llamativo de la versatilidad de la vitrocerámica.
Mediante la utilización de técnicas de simulación SCHOTT es capaz hoy en día de fabricar a medida productos vitrocerámicos según las especificaciones del cliente, explicó la Dra. Ina Mitra, Senior Scientist. Esto es aplicable tanto a los aspectos estéticos, como el color de la vitrocerámica de una placa de cocción, como a los retos técnicos de la fabricación de espejos ligeros, que pueden llegar a tener dimensiones extraordinarias. Actualmente SCHOTT está investigando además nuevas aplicaciones, por ejemplo, como electrolitos para baterías.

En un vertiginoso viaje por el espacio, el Profesor Lemke (Instituto Max Planck de Astronomía, Heidelberg) relató lo lejos que puede llegar la exploración espacial gracias a los teles­copios con espejos Zerodur. La presentaciones ofrecidas por la Dra. Yvonne Menke (SCHOTT) y el Profesor Hideo Hosono (Tokyo Institute of Technology, Japón) ilustraron cómo la labor de Petzoldt dentro de la óptica rebasó ampliamente la vitro­cerámica. La Dra. Menke presentó la optocerámica, un nuevo material óptico con unos índices de refracción extraordinariamente elevados. El Profesor Hosono informó sobre sus trabajos pioneros, encaminados a fusionar la óptica y la electrónica en una única clase de materiales, denominados semiconductores amorfos transparentes. Los primeros displays basados en los mismos están ya disponibles en el mercado.

El Dr. Mark Davis (SCHOTT) había comentado ya previamente con relación a la obra de Jürgen Petzoldt el método subyacente a la misma de desarrollar clases de material, por así decirlo ”sobre el papel”, a partir de consideraciones fundamentales. Pensar de forma sistemática al desarrollar nuevas clases de material y tener el coraje de perseguir consistentemente su implementación le caracterizaron y convirtieron en uno de los padres de las vitrocerámicas. Los ponentes de este coloquio-memorial demostraron de forma fehaciente que el potencial de las vitro­cerámicas está lejos de haber sido agotado. <|

El Prof. Dr. rer. nat. Jürgen Petzoldt: un investigador extraordinario y un empresario de éxito

¿Qué es un vitrocerámica?