Contenido solutions n° 1/2012 > Proyección digital

Casi como en la vida real: la combinación de proyección digital de gama alta y gafas 3D con filtros de vidrio crea una ilusión espacial en las salas de cine en 3D. En este sentido es decisiva la eficiencia del sistema óptico de creación de imagen. Foto: BARCO

La fascinación por el cine en 3D


SCHOTT ofrece componentes para la 3ª dimensión de proyectores avanzados de alta intensidad luminosa.


Oliver Hahr

Es una película que los espectadores más que mirarla, la viven.” Tanto los medios de comunicación como el público celebraron con euforia ”Avatar”, la película épica en 3D de James Cameron. Este espectáculo de fantasía ha recaudado 2,8 millardos de dólares US desde su estreno, el 17 de diciembre de 2009. Siguiendo su estela se estrenaron 25 películas en 3D en 2010 y 47 en 2011. Este año, es probable que versiones en 3D de la Guerra de las galaxias, Titanic y La edad de hielo llenen las más de 50.000 salas de cine en todo el mundo que ya ofrecen experiencias digitales en 3D. ”En las representaciones en 3D dos cámaras suministran sendas imágenes ligeramente divergentes,” explica Tim Sinnaeve, Market Director Digital Cinema en Barco N.V. Esta empresa tecnológica belga es uno de los líderes mundiales en productos de visualización profesionales. ”Habitualmente las imágenes se proyectan alternándose a una velocidad 144 Hz, más rápida de lo que el ojo es capaz de percibir. Las gafas que se llevan para visionar una película en 3D filtran las imágenes de forma que sólo llega a la retina izquierda o derecha la perspectiva correcta, creando así en el cerebro la impresión de que el espacio es real”, agrega.
El vidrio SCHOTT N-BK7® se utiliza para prismas de filtrado de colores de proyectores digitales. Con ellos se pueden proyectar sobre la pantalla películas con hasta 35 billones de colores. Foto: SCHOTT/C. Costard
Para grupos de espectadores grandes, actualmente no existe alternativa a estas gafas con filtros. Sin ellas la película se vería borrosa y desenfocada. Cuando hay varios cientos de personas sentadas en una sala para visionar una película, las imágenes son transmitidas a los ojos izquierdo y derecho con colores y polarizaciones distintas y, a continuación, las gafas se encargan de seleccionarlas para el ojo respectivo. Aunque en las aplicaciones de cine en casa y ofimáticas actualmente se puede prescindir de las gafas con filtros, estos equipos no pueden crear ni remotamente la experiencia de colores brillantes ofrecida por la gran pantalla.

”Los proyectores digitales de gama alta para grandes pantallas crean imágenes ultranítidas sobre una superficie de más de 200 m2. Sus lámparas, de hasta 7 kW, producen un flujo luminoso de más de 40.000 lumen en 35 billones de colores. Esto permite distinguir los detalles más pequeños,” explica Tim Sinnaeve. ”Estos sistemas están continuamente en servicio durante decenios de años. Todos sus componentes deben ser capaces de soportar mucha energía dentro de un espacio reducidísimo. Aquí la eficiencia de la lente resulta decisiva: todo aumento del rendimiento luminoso produce una imagen todavía más intensa y rebaja los costes operativos para el propietario,” agrega.
Para satisfacer estas exigencias máximas, Barco está utili­zando el vidrio SCHOTT N-BK7® para los prismas de filtrado de colores, que separan la luz blanca de la lámpara en las componentes rojo, verde y azul (RGB), para dirigirlas sobre unos semiconductores ópticos. La luz ha de recorrer distancias de 150 mm y más dentro del material, lo cual convierte el producto de SCHOTT en el elemento clave para la calidad del proyector. A continuación, los denominados Digital Mirror Devices (DMD)) reflejan la luz sobre el objetivo del proyector con ayuda de hasta 2 millones de microespejos orientables individualmente. Gracias a esto, la película aparece en la pantalla frente a los espectadores con un brillo increíble y 35 billones de colores. ”SCHOTT N-BK7® es muy homogéneo y presenta un gran rendimiento luminoso. Es especialmente adecuado para lentes y prismas de cámaras y proyectores,” explica Ralf Reiter, Director de Desarrollo y Aplicación en SCHOTT Advanced Optics, Maguncia. ”Para su optimización adicional hemos desarrollado variantes de vidrio especiales con una transmitancia extraordinariamente elevada (HT). SCHOTT N-BK7® HT, por ejemplo, tiene con un espesor de 25 mm una transmitancia mínima del 99,6% para una longitud de onda de 400 nm. Dentro del espectro visible, entre 400 y 700 nm, el coeficiente de absorción es 3 veces menor que en el N-BK7 estándar. Esto significa que se genera menos calor y el riesgo de distorsiones de imagen es menor. Esto se traduce también en mejoras significativas de la calidad de imagen de este tipo de proyectores”, señala.  <|
Foto: BARCO
 

”Los proyectores digitales de gama alta crean imágenes ultranítidas sobre superficies de más de 200 m2.”

Tim Sinnaeve, Market Director Digital Cinema, Barco

 

Cine digital

Sitio web de SCHOTT
SCHOTT Optical Glass