SCHOTT solutions n° 1/2009 > Energía solar

Visibles desde la distancia, las dos pérgolas solares (ampliadas dentro del círculo) satisfacen importantes necesidades de mejora del medio ambiente y del espacio vital. Foto: BIMSA

Arquitectura solar en un espacio público


Las pérgolas solares situadas en la línea costera de la ciudad de Barcelona, son un ejemplo excelente de cultura socioecológica de la construcción.


Alberto Zuniga / Thilo Horvatitsch

Visible desde la lejanía, se erige en la desembocadura del río Besòs, junto a Barcelona, una interesante instalación fotovoltaica sobre 2 estructuras porticadas. Estas construcciones tipo pérgola, con los módulos solares dispuestos en zigzag, conforman unas cubiertas con una superficie total de aprox. 5.000 m². Debajo de las mismas, en la sombreada explanada, hay mucho espacio para dar paseos o, incluso, organizar eventos al aire libre – además de protección contra la lluvia o el sol demasiado fuerte. Por consiguiente, esta atractiva arquitectura solar satisface importantes exigencias de la moderna planificación urbana: el aprovechamiento y la difusión de las fuentes de energía renovables, así como el proyecto racional de los espacios públicos. En la actualidad, las ciudades y regiones compiten principalmente por crear un entorno más sano y sostenible, que una a las personas y tienda puentes, tanto sociales como culturales.

En este sentido, la ciudad de Barcelona estableció un código de conducta ya hace algunos años, cuando el “Fórum Universal de las Culturas Barcelona 2004” abrió sus puertas. Este foro internacional transformó, entre mayo y septiembre de 2004, la línea costera hasta el curso del Besòs en un espacio creativo para pensar y poner en práctica iniciativas para la resolución de los conflictos culturales y sociales del siglo XXI.

Ello condujo a diversos proyectos para la mejora del medio ambiente y del espacio vital. Entre ellos estaba también la construcción de 2 centrales fotovoltaicas. La primera entró en servicio en las instalaciones de la Escuela de Vela que sigue el curso del río Besòs y se convirtió en un símbolo del Fórum de las Culturas. La segunda fue construida después y adorna ahora la cubierta de la depuradora de aguas residuales EDAR: son las pérgolas solares.

El proyecto se materializó gracias a que se integró una etapa de tratamiento de aguas adicional en la depuradora. Para ello era preciso cubrir la instalación. La cubierta de la EDAR, integrada en el pavimento en mosaico de la plaza que hay frente al Fórum, creó así un nuevo espacio público, revalorizado con la central fotovoltaica.

El proyecto para la ejecución “llave en mano” de la instalación solar fue adjudicado a través de concurso público por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio español), en su calidad de titular y promotor, a la empresa TFM Energía Solar Fotovoltaica (Grupo COMSA). Las obras se completaron en septiembre de 2008. La instalación fotovoltaica consta de 2.453 módulos cristalinos de doble vidrio sin marco de SCHOTT Solar, idóneos para la integración arquitectónica. La potencia pico que entregan es de 658 kWp y la captación energética estimada es de 739 MWh/año. Unos perfiles especiales permiten ensamblar los módulos y garantizan la estanqueidad de la instalación. Gracias a ello queda protegido el espacio que hay debajo de las pérgolas, que se puede utilizar para eventos festivos o como punto de encuentro para visitas pedagógicas de escuelas y universidades. Así, las pérgolas solares se han convertido para la ciudad de Barcelona y sus visitantes en un símbolo de cultura de la construcción sostenible y en un modelo de integración arquitectónica de una instalación solar en un equipamiento público. <|
Dispuestos en zigzag, los 2.453 módulos solares de doble vidrio sin marco, forman cubiertas que totalizan una superficie de aprox. 5.000 m² – y proporcionan protección contra la lluvia y el sol excesivo. Foto: SCHOTT