SCHOTT solutions n° 1/2009 > Tecnología solar

El nuevo centro de producción solar combinado de Nuevo México (EE.UU.) está orientado hacia el crecimiento sostenible y ha comenzado en la 1ª fase con unos 350 nuevos puestos de trabajo. Foto: SCHOTT/A. Sell

Un futuro radiante


La nueva fábrica de SCHOTT Solar en Albuquerque es el único centro de producción de tubos receptores para CSP de los EE.UU. y multiplicará al mismo tiempo por 4 la capacidad de producción fotovoltaica allí.


Brelyn Johnson

En mayo de 2009 SCHOTT Solar inauguró una nueva fábrica al sur de Albuquerque, la mayor ciudad del estado de Nuevo México (EE.UU.). Allí se fabricarán tubos receptores para energía solar concentrada (CSP), destinados a centrales eléctricas termosolares, así como una capacidad de aprox. 85 MW en componentes fotovoltaicos.

Aquí, en el sudoeste del país, las energías renovables están viviendo una época de esplendor. Con una inversión de más de 100 millones de dólares US SCHOTT Solar refuerza su posición de referencia en el creciente mercado de las energías centralizadas y distribuidas de los EE.UU.. Inicialmente estarán empleados en la nueva sede unos 350 colaboradores.

Los planes futuros parten de la base de 1.500 colaboradores cuando la fábrica funcione a pleno rendimiento. “En los EE.UU. existe una concienciación cada vez mayor acerca de la necesidad de invertir en energías renovables. Gracias a la política favorable del Presidente Obama, la nueva fábrica de SCHOTT Solar contribuye a que América pueda cumplir el objetivo de la independencia energética”, señala el Prof. Dr.-Ing. Udo Ungeheuer, ­Presidente del Consejo de Dirección de SCHOTT AG.

Las recomendaciones de la administración Obama para una política energética respetuosa con el medio ambiente han impulsado a las energías renovables hasta las primeras posiciones en la lista de prioridades nacionales. El gobierno federal de los EE.UU. ofrece a los fabricantes incentivos financieros: pueden p.ej. obtener créditos para proyectos con energías renovables o financiar instalaciones solares en edificios públicos. Para impulsar la producción entre las compañías suministradoras está previsto facilitar la adquisición de los terrenos necesarios. “América está bien posicionada para asumir un papel de liderazgo en energía solar, gracias a sus grandes recursos solares y al compromiso de promover la producción local de energías renovables,”, explica el Dr. Martin Heming, CEO SCHOTT Solar. “Existen indicios de que el gigante dormido está listo para despertarse.”
Están convencidos del gran potencial de la energía solar en los EE.UU. (de Izda. a Dcha.): Prof. Dr.-Ing. Udo Ungeheuer, Presidente del Consejo de Dirección de SCHOTT AG, Bill Richardson, Gobernador de Nuevo México, Dr. Gerald Fine, Presidente y CEO SCHOTT North America y Dr. Martin Heming, CEO SCHOTT Solar. Foto: SCHOTT/A. Sell

La fotovoltaica es idónea para los EE.UU.

SCHOTT Poly® 225, la más reciente incorporación a la gama de productos de SCHOTT Solar, será el primer módulo fabricado en la sede Albuquerque. Este módulo combina un alto rendimiento con una gran durabilidad de uso. Todos los módulos de SCHOTT Solar son sometidos a los controles de calidad más estrictos, que rebasan claramente los valores de ensayo exigidos. La decisión de fabricar un módulo de 225 W en los EE.UU. es el resultado de una encuesta a los clientes y de un estudio de mercado. Siempre que la evolución del mercado sea la pronosticada se crearán en Albuquerque unas capacidades fotovoltaicas de aprox. 70 MW anuales, que se sumarán a las ya disponibles en SCHOTT Solar. La sede de Albuquerque se une a las fábricas de tubos receptores para CSP de que dispone ya el Consorcio en Mitterteich (Alemania) y Aznalcóllar (Sevilla). SCHOTT Solar lidera la tecnología CSP. Sus tubos receptores han sido instalados ya con éxito en la central Nevada Solar One (situada cerca de Las Vegas), de la empresa Acciona Energy, la central termosolar de Saguaro, de la empresa APS, y las centrales SEGS en el desierto de Mojave.

La tecnología CSP es uno de los métodos más efectivos para aprovechar el sol como fuente de energía natural en los desiertos del sudoeste de los EE.UU.. Estados como Nuevo México están proyectando centrales para exportar a las regiones vecinas la energía allí producida. Para hacer realidad este objetivo, el gobierno estadounidense da subvenciones para el desarrollo de una “tecnología inteligente de redes de transporte energético”, cuya finalidad es compensar e integrar la producción energética intermitente típica de las energías eólica y solar, transportándola hasta las regiones que presentan una mayor demanda.

Excelentes perspectivas

La fábrica de Albuquerque contribuirá a cubrir las creciente demanda de energías renovables en los EE.UU.. La sede podría cuadruplicar su tamaño hasta aprox. 74.000 m², dependiendo de la evolución del mercado. “El gobierno de Nuevo México considera que la energía solar es una industria con orientación de futuro y quiere atraer a las empresas para establecerse aquí”, señala el Dr. Gerald Fine, Presidente y CEO SCHOTT North America. “Esta dura labor ya está dando resultados, porque SCHOTT Solar emplea aquí a cientos de personas de Nuevo México y ofrece puestos de trabajo seguros y altamente cualificados en la región.” A pesar de la crisis económica, los economistas pronostican que la industria solar estadounidense va a ganar pujanza – sobre todo gracias a la nueva política energética de la administración Obama. Según las encuestas actuales, el 94% de los estadounidenses confirman que es importante para el país aprovechar la energía solar. Casi el 80% piensan que el gobierno debería conceder la máxima prioridad al desarrollo de la energía solar. <|
Componentes solares por partida doble: En Albuquerque se fabrican tanto módulos fotovoltaicos SCHOTT Poly® (arriba) como tubos receptores de gran eficiencia para centrales eléctricas termosolares (abajo). Fotos: SCHOTT/A. Sell